Tarta Músico (o cómo aprovechar los frutos secos y el turrón sobrante de la Navidad)

Seguramente, después de las Navidades, te habrá sobrado turrón (¡hay quien está comiendo turrón hasta mayo!), e incluso algún que otro fruto seco de los que compraste para rellenar el pavo, o para ese lomo especial con frutos secos, o para picar junto con los postres típicos… La Tarta Músico es una buena opción para consumir ese excedente.

¿Por qué este nombre? Parece ser que el origen de este postre está en Cataluña, en donde la gente obsequiaba a los músicos callejeros con frutos secos, algo que al tiempo que alimentaba, era fácil de conservar y de comer. Estos frutos secos solían acompañarse también con una copita de vino Moscatel, supongo que para entrar en calor.

La preparación es muy sencilla y hay varias versiones.

El relleno suele ser de cabello de ángel, o de crema pastelera. A mí se me ocurre adaptarla a este momento post-navideño, añadiendo a la crema del relleno un poco de turrón blando.

¡Vamos allá!

Ingredientes

Ojo, si tenemos alguna persona celíaca, aseguraos de que son aptos para celíacos

Para la base:

1 lámina de hojaldre sin gluten (yo utilicé un molde de 11×25 y me sobró bastante)

Para el relleno:

  • 250 g leche
  • Unos 100 g de turrón de Jijona
  • 1 huevo y 1 yema
  • 25 g almidón de maíz (Maizena, por ejemplo)
  • 50 g azúcar
  • Opcional: canela en rama, piel de limón (solo la parte amarilla)

Para la cobertura:

  • Diferentes frutos secos al gusto: almendras, avellanas, piñones, uvas pasas, dátiles, orejones…
  • Hojas de gelatina, azúcar, agua

Opcional: mermelada de melocotón, miel.

Elaboración

Empezamos horneando la base:

  • Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo.
  • Cubrimos el molde con papel de horno y colocamos la masa, cubriendo también los bordes del molde. Pinchamos el fondo para que no suba, y horneamos 15 minutos.
  • Retiramos del horno y reservamos.

Elaboración de la crema:

  • Calentamos la leche con el turrón desmigado y el azúcar. Podemos añadir una ramita de canela, o piel de limón, o ambas. Dejamos cocer suavemente unos minutos, sin que llegue a hervir.
  • Aparte mezclamos el huevo y la maizena y lo disolvemos con parte de la leche, evitando que queden grumos.
  • Pasamos todo al cazo con la leche sobrante y cocemos, de nuevo a fuego suave, hasta que hierva y espese. Debemos remover suavemente durante todo el proceso para que la crema no se “agarre” al fondo.

Montaje y horneado:

  • Rellenamos la base con la crema. Podemos poner sobre ella una capita de mermelada de melocotón. Cubrimos con los frutos secos y horneamos unos 10 minutos. Si vemos que los frutos se tuestan mucho, tapamos con un trozo de papel de aluminio.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Si quieres darle brillo, puedes hacerlo pincelando con un poco miel de templada, o haciendo una gelatina de almíbar con 2 hojas de gelatina, unas 3 cucharadas de agua y 1 cucharada de azúcar. Calentamos el agua con el azúcar hasta que se disuelva; dejamos templar. Mientras, hidratamos la gelatina en agua fría, escurrimos y disolvemos en el almíbar. Pincelamos con esto la cobertura de frutos secos y dejamos que cuaje.

¡Y lista!

Y para degustarla, haz como los músicos que le dieron origen, y acompáñala con una copita de moscatel.

¡Buen provecho!

Cuidaos mucho.