16.4 C
Pontevedra
Mércores, 22 de Maio de 2024
Máis
    HomeColaboraciónsGastronomíaUn detalle para San Valentín con mucho corazón (y sin gluten)

    Un detalle para San Valentín con mucho corazón (y sin gluten)

    ¿Qué te parece empezar el día con este delicioso detalle? Un bizcocho-sorpresa hecho por ti y en el que habrás puesto mucho corazón, y esto es literal. Solo hace falta un poco de tiempo para hornear los dos bizcochos, y un poco de maña para equilibrar los corazones, pero no es difícil.

    Como todo en el Día de los Enamorados debe ser muy dulce, pues no lo iba a ser menos este bizcocho de leche condensada con corazón de bizcocho de chocolate.

    ¡Vamos allá!

    Para el Bizcocho de chocolate podemos utilizar la receta del bizcochoque hicimos hace un tiempo para la tarta de chocolate, añadiendo un poco más de cacao puro en polvo sin gluten. O podéis hacer vuestra receta de bizcocho de chocolate preferido, siempre que sea bastante compacto y se pueda cortar con la forma de un corazón.

    Una vez que haya enfriado, con un cortador de galletas con forma de corazón (el mío, de casi 7 cm de alto y 5.50 de ancho), cortaremos corazones que después colocaremos en fila en el molde, procurando que no queden huecos entre ellos, como podéis ver en las imágenes. Antes engrasaremos con mantequilla por encima y por debajo del papel.

    Preparamos la masa del Bizcocho de leche condensada:

    Ingredientes

    ¡Ojo, si hay alguna persona celíaca, asegúrate de que todos los ingredientes sean aptos!

    • 3 huevos
    • 20 g azúcar
    • 200 leche condensada
    • 1 yogur natural
    • 100 g aceite de girasol
    • 210 g harina sin gluten (si lo hacéis con gluten, 240 g)
    • 10 g levadura en polvo
    • Esencia de vainilla (opcional)

    Elaboración

    • Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo
    • Engrasamos un molde largo, o lo forramos con papel de horno. Yo utilicé el típico de plum-cake, de 11×28 cm
    • Montamos los huevos con el azúcar hasta que doblen el volumen (con máquina de varillas, unos 5 minutos a velocidad media-alta)
    • Añadimos la leche condensada, el yogur, el aceite y la esencia de vainilla y mezclamos bien.
    • Tamizamos la harina con la levadurina y añadimos envolviendo con cuidado hasta que esté bien integrada.

    Llega ahora el momento más delicado:

    • Una vez que tengamos hecha la masa del bizcocho de leche condensada, con mucho cuidado, la echaremos alrededor y por encima de los corazones, procurando cubrir todo bien, e intentando que no se mueva la fila.
    • Horneamos durante unos 30-35 minutos (pinchad con una aguja o brocheta en la parte del bizcocho blanco para ver si está hecho).
    • Dejamos enfriar y sorprendemos a quien queramos con estos bonitos y cariñosos trozos de bizcocho que, además, están buenísimos.

    ¡Sed felices!

    Los bizcochos están adaptados de recetas del libro ‘Bizcochos’ Webos fritos

    LIBROS

    A pegada de «Ronsel»

    A editorial Galaxia vén de recuperar a súa vella colección «Ronsel», concibida nos anos 80 para darlle cabida «a novas voces e a novas temáticas das nosas letras», en palabras da propia editorial. Daquela, foi o espazo no que se deron a coñecer algúns autores que, andado o tempo, acadarían sona no noso sistema literario, como foi o caso de Darío Xohán Cabana ou Miguel Anxo Murado. Nesta nova andaina e, polo de agora, estréase con dúas publicacións, pero anuncian novas sorpresas ao longo de todo este ano.

    Dores Tembrás, «Enxertos»

    A nostalxia é unha materia prima habitual á hora de escribir poesía, mais non fai falla chegar a tanto. Se, a cotío, esa nostalxia leva implícita certa dose de tristura morriñenta para lembrar tempos pretéritos, non sempre ten que ser así, como demostra Dores Tembrás no seu último poemario, «Enxertos». Dores mergúllase na súa propia memoria, na súa infancia na aldea e na mocidade urbanita, para poñer en práctica unha modalidade de nostalxia leda e luminosa, alonxada de tristuras e saudades

    Queridos Reis Magos…

    Nas cartas aos Reis Magos de Oriente nunca debe faltar unha boa dose de literatura, sexa cal sexa a idade do receptor. Neste andel, como facemos sempre, queremos aportar algunhas recomendacións dirixidas aos máis pequenos da casa.