¡Somos unos insensatos!

Hace unos meses, en este país se declaró la mayor pandemia de este siglo. Una situación que ningún habitante de esos lares recordaba, porque la famosa gripe española, aunque lleve su nombre, no se originó en España sino que por intereses políticos y económicos quedaba mejor echarnos a nosotros la culpa.

Quizás, solamente quizás, ahora pueda estar ocurriendo algo parecido y le estemos endosando el triste premio de que ésta se originó en China pero… quién sabe. Está claro que hay demasiadas mentiras en todos los lados, desde los que decían que esto era poco más que un catarro fuerte (que se lo digan a los millones de contagiados que hay en estos momentos), a aquellos que comentaban que el índice de mortalidad era muy bajo (si, hay enfermedades virales más mortíferas, pero los fallecidos y familiares de los mismos que ni siquieran han podido despedirse de sus seres queridos, seguro que no opinan lo mismo), pasando por aquellos que comentaban que aquí tendríamos un par de casos y que no pasaría nada, que tenemos la mejor sanidad del mundo (¿cuantos sanitarios infectados y cuantas personas han fallecido de otras causas por falta de medios?) y muchas más mentiras que iremos comentando en ocasiones venideras.

Hace unos meses éramos un país libre, feliz de nuestra forma de vida, con unos políticos que no estaban nunca a la altura, pero ya era algo asumido por todos. De la noche para la mañana, el Covid 19, nos devolvió de golpe a la cruda realidad: ni éramos tan libres cómo pénsamos, ni en España tenemos políticos, sino que tenemos solamente unos elementos que sólo piensan en sus propios intereses sin importar en absoluto la salud y el futuro de los españoles. Da igual el color, desde el rojo al azul, del morado al verde, pasando por el naranja, todos ellos han dejado claro cuales son sus intenciones y los bandazos que hemos ido dando durante estas semanas, nos han hecho el hazmerreir del mundo, pero lo peor de todo, han jugado con nuestro bienestar, con nuestros futuro.

No nos hemos preparado para lo que nos venía y no lo estamos haciendo para lo que pueda llegar de nuevo en el futuro, no hemos coincienciado a la gente de lo grave que es esta situación, solamente nos hemos dedicado a poners en un estado de alarma, que más bien parecía de represión, con controles constantes y recortes de nuestros derechos, con amenazas y multas y más multas, pero no hemos explicado a la población lo que todo esto estaba significando, no hemos conseguido transmitir la necesidad de una serie de medidas por nuestro bien, sólo coercitación y todo esto se está notando, porque ahora nos quieren vender una nueva normalidad y lo único que estamos entendiendo, es poder volver a tomar copas en las terrazas e ir a tomar el Sol a la playa.

Somos unos insensatos, no hemos entendido nada, esta es una situación que no habiamos vivido antes, que necesita de la colaboración de todos nosotros, tenemos que comprender que no es una broma, que está en juego la vida de miles de personas, nuestra propia salud, por lo que tenemos que mantener unas mínimas medidas de precaución para que todos podamos seguir dentro de una media normalidad. Por supuesto que nos podemos seguir relacionando con los demás, pero hay que mantener un distanciamiento físico con otras personas, no social, porque somos humanos y necesitamos relacionarnos, pero tenemos que evitar los contagioos, y no volver a las aglomeraciones, pero en ningún lugar, ni público ni privado. Debemos aprender de nuevo a respetar y a prevenir, y dejarse de normas absurdas y decir las cosas claras y si el uso de mascarillas ayudan a evitar los contagios, pues concienciar a todo el mundo de la necesidad del uso de las mismas, porque antes veía a las autoridades en las carreteras multando a todo aquel que osaba coger el coche, pero ahora no veo a esas mismas autoridades en nuestras calles, en nuestros paseos coincienciando a la gente, ni siquiera ellos mismos dan ejemplo con su uso.

Nosoros intentaremos no ser unos insensatos y seguir ofreciendo buena música a todos nuestros lectores y esta semana proponemos por un lado, la banda sonora de una de las grandes series de ciencia ficción, la de Battestar Galactia en su remake del año 2003 y con música a cargo de Bear McCreary, todo un placer audiovisual y todo un ejemplo de como es la humanidad y de su espíritu de superación y por otro lado, una recopilatorio del músico belga Johan Geens más conocido por todos nosotros con Venja, una estupenda forma de adentrarnos en su mundo musical. Espero que los disfrutéis.


Bear McCreary

Battlestar Galactica Season One

2005

‘Battlestar Galactica’ fue una serie de culto de finales de los ’70 que en el año 2003 la cada SciFi decidió recuperar, manteniendo el mismo nombre, pero con algunos cambos en el argumento y para la música contaron con Richard Gibbs y con un por aquella jovencísimo Bear McCreary sin demasiados títulos de renombre a su espalda, pero con la aureola de formar parte de un reducidísimo grupo de protegidos del gran Elmer Bernstein y a la postre sultó todo un acierto ya que creó una banda sonora espectacular par la serie, mezclando momentos electrónicos con momentos clásicos, momentos con un fundamento jazzístico con otros momentos al estilo de la mejor música celta.

Para muchos puede resultar una serie desconocida y un compositor sin demasiado renombre, aunque a algunos si le decimos que también ha participado en la serie The Walking Dead o en la película de Godzilla: Rey de los Monstruos la cosa puede cambiar un poco, pero para mí, la que sin dudas marcó su carrera fue Battlestar Galactica.


Venja

Fantasy Journeys II

2010

Johan Geens es un compositor belga y es el hombre que se encuentra detrás del proyecto Venja, el cual ya hemos mencionado en alguna otra ocasión.

Su música se encuandra dentro del llamado antiguamente estilo new age y que ahora muchos llaman chill-out.

Fantasy Journeys II es un trabajo recopilatorio donde nos encontramos temas de sus trabajos A Dash Of Soul y Rapture por lo que estamos ante un muy recomendable disco para adentrarnos en la música de éste compositor para todos aquellos que no la conocen.

Está formado por oche preciosos temas, que llevan a nuestra mente a volar par adentrarnos en un paisaje tan bello como el que muestra la foto de la portada.