¡El Valle de la Vergüenza!

Cuando nuestro querido presidente en funciones subió al poder ya propuso como medida estrella de su andadura, sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos. Hace algún tiempo ya hice algún comentario al respecto pero, ahora volvemos a las andadas con el mismo tema, y quiero volver a dedicar algunas palabras.

A mi, sinceramente, me da igual si su restos están en el Valle de los Caídos o si se esparcen sus cenizas a los cuatro vientos. Ya sé que representa una parte de la historia de este país, una parte bastante oscura por cierto, aunque los años de oscuridad surcaron nuestros cielos en muchas ocasiones y no sólo en la época de Franco, pero es nuestro pasado y es inamovible. Es cómo si los egipcios sacaran a sus faraones se sus tumbas. Bueno, bien pensado, sí los sacaron aunque no precisamente los egipcios sino los saqueadores occidentales para mostrarlos en sus museos, y los faraones egipcios no fueron precisamente unos santos.

Cada país, cada persona, tiene que ser consecuente con sus actos y los años de la represión, del totalitarismo, de la no democracia, fue algo que ocurrió y que estuvo ahí. Por sacar a Franco del valle de los Caídos no vamos a devolverle la vida a los miles de personas que fallecieron durante la guerra y la posguerra. Alemania tuvo un pasado en el que provocaron una primera guerra mundial, cómo no escarmentaron, llegaron a una segunda guerra mundial, volvieron a repetir sus errores por no aprender de ellos, ¿nosotros queremos hacer lo mismo?

En estos momentos, nuestro país afronta retos mucho más importantes, un futuro económico bastante incierto con unos indicadores que parecen apuntar hacía una nueva crisis cuando todavía no hemos terminado de salir de la anterior; unas pensiones que, año tras año, siguen perdiendo poder adquisitivo; una enseñanza cada vez más deficiente; una sanidad cuyo sendero es la privatización (recordemos, Povisa en manos de un grupo del país del dólar y cada vez más hospitales privados en nuestro país); unos salarios que en vez de crecer siguen decreciendo; una industria cada vez más ligada al exterior por su dependencia de las empresas extranjeras con miras puestas y amenazas de llevar lo poco que queda a otros países; un sólo un gran sector que es el turismo, pero que vive atemorizado por los peluquines rubios (entre la chinamanía de uno y el brexit del otro…).

Por si fuera poco está el tema catalán de por medio, que bien podía deshacerse de una vez cómo las burbujas del cava, pero en vez de eso, cada día se enquista más, con unas perspectivas políticas de arco iris que de belleza no aportan nada, solamente oscuridad (me falta por saber el color del niño de gafas madrileño). Tenemos encima la amenaza del cambio climático que si, se cumplen las perspectivas, nos va a convertir en un desierto (muchas zonas ya están con restricciones de agua, con los campos desérticos y con pocas esperanzas de mejora), ¿de verdad que lo único que importa en éste país son los restos de Franco? Pues si éso es lo único que nos importa, tenemos lo que nos merecemos y así nos va. Pero después, en un futuro no demasiado lejano, nos echaremos todos las manos a la cabeza y esperemos que al menos podamos decir, que siempre nos queda Portugal.

Nuestra esperanza, es que siempre podremos echar manos de un buen disco para endulzar un poco la vida y para ello esta semana os recomendamos a la fantástica creadora de paisajes sonoros Kerani por un lado y al gran música japonés Kitaro, todo un clásico que no puede faltar. Espero que los disfrutéis.


Kerani

Small Treasures

2018

Kerani es una pianista, compositora de bandas sonoras, productora y sobre todo, creadora de fantásticos paisajes sonoros.

‘Small Treasures’ es un perfecto argumento de lo indicado, un disco dividido en diez cortes en el cual la compositora se ha inspirado en las experiencias y viajes de su vida para así recrearlos en su música, una serie de composiciones independientes entre sí pero con una belleza profunda, desde el tema ‘Temple of Roses’ con el que comienza el disco, un tema simplemente, fantástico, hasta el ‘Reflections of the Heart’ con el que finaliza.

Música par la mente y música para el corazón en éste ‘Small Treasures’.


Kitaro

The Kitaro Quintaessential

2013

A estas alturas, el música japonés Kitaro no necesita presentación, ya que estamos antes uno de los grandes, de los más grandes compositores de música.

Conocido por sus trabajos en solitario, por sus conciertos y por sus bandas sonoras, ‘The Kitaro Quintaessential’ es simplemente una pequeña obra maestra, un trabajo que desde su comienzo nos enseña la Quintaesencia musical, esa que éste compositor es capaz de extraer con cada una de sus notas, una verdadera maravilla. Sintetizadores, flautas, violines… y cómo no, los famosos taiku, las tambores gigantes japoneses que no podían faltar en éste trabajo.

La edición además incluye un DVD de casi dos horas de duración que incluyen algunos de sus temas más conocidos en directo y una entrevista con el propio Kitaro de 18 minutos de duración, algo no muy habitual.

Estamos sin lugar a dudas, ante uno de los grandes discos del compositor japonés y con el añadido del DVD con sus temas en directo, un verdadero placer para el oído y para la vista que no debería de faltar en ninguna colección.