¡Culpables!

Cuando estoy escribiendo estas letras, en nuestra tierra todavía siguen vigentes las restricciones provocadas por la pandemia del Covid. Las mismas que provocan que ciertas localidades estén confinadas sin que la población pueda salir o entrar de ellas, salvo por causas justificadas, y que los negocios de restauración sigan cerrados al público salvo para servicios de recogida o entrega a domicilio. Lo curioso es que los casos siguen sin reducirse, bueno que en quince días se verán los efectos de las mismas y que los ejemplos de Ourense y Santiago son la referencia ya que son las dos grandes ciudades que llevan más tiempo con las restricciones, ¿pero verdaderamente son los culpables?

Cerca de dónde resido habitualmente, hay un foco de infección del Covid, perdón, quería decir una cafetería, donde la mayor parte de la gente que para en la misma a tomar algo, lo hace en las mesas que tiene en la terraza, ya que el interior es bastante pequeño. Así que la clientela está al aire libre y con las mesas separadas. Me pregunto, ¿es más peligroso tomar ahí un café o comer algo en este lugar, que estar en un centro comercial con cientos de personas, en el centro de trabajo habitual con lugares cerrados o en una iglesia?  Pues sinceramente, tengo la sensación de que no. Pero claro, los centros comerciales mueven mucho dinero, en casi todos ellos está alguna de las marcas del señor Amancio Ortega, los centros de trabajo no se pueden cerrar (aunque si exigir más medidas de seguridad) y las iglesias, que vamos a decir de las mismas.

Con estas palabras, no quiero defender a los locales de ocio por defenderlos, sino que hay muchas situaciones de riesgo, muchos lugares en los que por desgracia nos podemos contagiar y no solamente los locales de restauración. Si hay unos culpables son, en primer lugar, los que han creado el dichoso virus o sino lo han creado, los que han provocado que llegara de la naturaleza a la humanidad; pero en segundo lugar, son todas aquellas personas que pese a todas las advertencias de los especialistas y de los sanitarios, no han hecho caso y han utilizado las mascarillas para cualquier cosa menos para protegerse a ellos mismos y a los demás. Aquellos que no han guardado las distancias de seguridad, que han realizado fiestas nocturnas sin control alguno y que no han puesto las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los empleados. Todos esos, son los verdaderos culpables y la única solución para poner freno a esta situación es que todos seamos consecuentes con nuestros actos y pongamos todas las medidas necesarias para intentar protegernos a nosotros mismos y a todos los que nos rodean. Nuestra vida y la de todos nuestros seres queridos, está en juego, esto no es una broma.


Lo que si somos culpables, es de intentar llevar todo esta situación con buena música, así que esta semana os vamos a recomendar, por un lado, todo un clásico cómo el gran Steve Roach y su trabajo ‘Shadow Of Time‘, cómo de costumbre, para paladares exquisitos y por otro lado, toda una sorpresa, un proyecto de gallego llamada Koroiev, un disco para viajar con la mente. Espero que los disfrutéis y por favor, sean todos muy cuidadosos.

Steve Roach

Shadow Of Time

2016

Steve Roach es un compositor de sobra conocido por nuestros seguidores, pero no nos podemos cansar de escuchar sus trabajos.

“Shadow Of Time” es un disco publicado en el año 2016, y en su versión digital alcanza las dos horas de duracción ya que nos encontramos, que está dividido en tres temas, pero uno de ellos, el segundo en concreto, “Night Ascends” tiene casi 80 minutos de duracción.

En palabras del propio compositor, “Shadow Of Time” es una metáfora de muchas cosas, habla sobre su obsesión con el tiempo, con la meditación, incluso con las sombras en su propio vida.

En nuestas palabras, “Shadow Of Time” es una introspección en la mente y en la vida del compositor, un hombre que con sus comienzos en la música electrónica del estilo Berlín, poco a poco, fue capaz de crear su propio estilo, el de la música cavernosa y en trabajos cómo éste, lo que hace es introducirse más aún si cabe en la oscuridad de las profundidades, con temas como ése “Nighst Ascendes” que durante casi ochenta minutos nos sumerge en la sombra del tiempo, en ese lugar oscuro, pero cómo en la imagen de la portada, podemos ver una luz al final del túnel, o quizás no, quizás nos sigamos adentrando más en la oscuridad, ¿quién sabe? Primero hay que escuchar éste disco, después…


Koroiev

Valverde

2019

Rebuscando por el mundo musical, en ocasiones se lleva uno sorpresas, mejor dicho, muy gratas sorpresas y es que de manera casi casual, me encontré con ésta obra, de un proyecto de mi tierra Galicia llamado ‘Koroiev’ tras el cual se encuentra Roberto Casteleiro y éste Valverde, es su tercer trabajo.

‘Valverde’ llega publicado por el sello Ferrolano ‘Ferror Records’, una discográfica nacida con un claro propósito y es el de dar salida a propuestas musicales y culturales diferentes.

‘Valverde’ es la tercera parte de las aventuras de Kostia Bogomov, y en palabras del propio compositor “Valverde está basado en las leyendas de las ciudades inundadas que se reptien por todos Europa. Valverde, Antioquía o Lucerna son los nombres que reciben en la mayoría de las ocasiones”.

Sin entraren profundidades ni valoraciones musicales, tengo que decir que éste trabajo me ha sorprendido y mucho. Por una parte, el poder decir que en Galicia alguien se ha atraveido a publicar un álbum así, diferente, que se sale de lo convencional, porque en ésta disco, además de la historia que nos cuenta el compositor y en la cual nos adentramos a medida que vamos caminando por la obra, estamos ante un trabajo que mezcla a la perfección la música electrónica, ambiental en ocasiones, experimental en otras, con ciertos toques progresivos e incluso folk.

Temas que nos sumergen en las profundidades y en las entrañas de esas ciudades, un disco para soñar y viajar al mismo tiempo, un verdadero placer musical.