29.9 C
Pontevedra
Mércores, 6 de Xullo de 2022
Máis
    HomeColaboraciónsA Última FronteiraVangelis, ¡adiós maestro!

    Vangelis, ¡adiós maestro!

    El día de las letras gallegas el gran maestro griego, el único e inimitable Evangelos Odysssey Papathanissou empredió su camino hacía el Olimpo de los Dioses, porque es el único lugar en el que puede estar este gran compositor. Su música perdurará en el tiempo a la altura de los grandes músicos de la historia y es que su obra es inmensa y de una calidad fuera de toda duda. Nos deja infinidad de temas que se han colocado ya en nuestra sociedad en anuncios, en cabeceras de informativos y aunque mucha gente no sepa que el compositor ha sido Vangelis, su sonido si le resulta conocido.

    Debo de reconocer, que su marcha ha dejado un gran vacío en mis gustos musicales, su música lleva muchos acompaándome, desde que descubrí sus composiciones, y eso que no fueron sus temas en versión original, sino versiones realizadas por Ed Starik para un trabajo titulado “Synthesizer Gretatest Hits”, a partir de ahí, empecé a investigar quien era ese músico griego y me quedé prendando por sus obras.

    Resumir en palabras la extensión de su trabajo es muy complicado, así que vamos a intentar dividirlo en varias partes para poder entender un poco mejor su obra, aunque sea a grandes rasgos.

    Aunque todo el mundo lo conoce como Vangelis, su verdero nombre es Evangelos Odyssey Papathanissou. Nació en Grecia, en Tesalia en 1943, aunque creció en Atenas. Era hijo de un pintor y una cantante, por lo que su vida estuvo simpre marcada por el arte y gracias a la buena posición económica de su familia, le permitió ser uno de los primeros poseedors de un sintetizador en Grecia.

    Desde los cuatro años mostró su intererés por la música tocando el piano familiar y componiendo pequeñas canciones que ya tocaba en pequeños conciertos, aunque curiosamente, nunca llegó a estudiar música como tal, a que su interés era en experimentas con los sonidos, por ejemplo, introduciendo clavos y sartenes sobre las cuerdas del piano para obetner diferentes efectos y sonoridades.

    Sus comienzos musicales

    En un principio, la música tradicional griega era importante en su desarrollo, pero a partir de los doce años comenzó a mostrar interés por el jazz y el rock y en 1963, junto a tres compañeros del colegio formó la banda de rock “The Forminx”, tocando covers y temas originales. La música era de Vangelis y las letras de Nico Mastorakis. El grupo se disolvió en 1966.

    En 1968 formó la banda de rock progresivo Aphrodite’s Child con su primo Demis Roussos, Loukas Sideras y Anargyros Koulouris, de butando con el single Rain And Tears de gran éxito comercial en Europa que le permitió grabas los albumes En Of the World y It’s Five O’Clock.

    Grabarían un tercer disco titulado 666. Apocalypse of John, una magna obra, inclasificable para algunos, magnífica para otros, pero las diferencias existentes entre Vangelis y el resto de componentes del grupo a la hora de crear este trabajo, provocó la disolución del mismo.

    Después de esto, Vangelis se dedicó a producir a su primo Demis Roussos y a publicar sus primeros trabajos en solitario, con algunas incursiones en el progresivo, en las bandas sonoras, pero sobre todo, en la experimentación sonora.

    Sus primeros trabajos

    Sus primeros discos muestran a un Vangelis con ganas de experimentar, sin encasillarse en ningún estilo, haciendo bandas sonoras, desde “Sex Power”, una película erótica de “Henry Chapier”, temas para documentales, obras conceptuales como “Hypothesis” o “The Dragon”, un trabajo por la revolución estudiantil de París como “Fai Que Ton Rêve Soit Plus Long Que La Nuit” o el magnífico “Earth” un trabajo a caballo entre lo instrumental y el progresivo.

    Su época espacial

    A partir de mediados de los ’70 comienza su acenso celestial, su música se vuelve sublime, creando paisajes musicales y celestiales únicos, legando al espacio con sus teclados con obras maravillosas.

    Heaven and Hell, un paseo entre el cielo y el infierno que además cuenta con la colaboración de la voz de Jon Anderson, el vocalista de Yes en la parte So Long Ago, So Clear.

    Albedo 0,39, el índicee de refracción de la luz sobre nuestro planeta, cualquier tema de este trabajo, nos lleva al espacio.

    Spiral, el viaje sideral continúa, otra obra inigualable.

    Beaubourg, un disco que se puede considerar una continuación de Heaven And Hell, aunque más experimental, más difícil de digerir por el público medio, pero un trabajo de esos que le encantaba al maestro al dejar suelta toda esa gana de experimentación.

    Los ochenta, llega su gran reconocimiento internacional

    • 1979 – China
    • 1979 – Opera Sauvage (banda sonora para televisión)
    • 1979 – Odes (por Irene Papas and Vangelis, primer disco)
    • 1980 – See You Later
    • 1980 – Short Stories (por Jon and Vangelis, primer disco)
    • 1981 – The Friends of Mr Cairo (por Jon and Vangelis, segundo disco)
    • 1981 – Chariots of Fire (banda sonora)
    • 1982 – Blade Runner (banda sonora)
    • 1983 – Antarctica (banda sonora)
    • 1983 – Private Collection (por Jon and Vangelis, tercer disco)

    Comienza una nueva época, con un nuevo contrato discográfico en el que se acerca con sus trabajos a un público más amplio, pero con obras brillantes e inolvidable.

    China, un disco ambiental con referencias al gran país asiático, con sonidos tradicionales y sus toques electrónicos, un disco muy bello para escuchar.

    Opera Sauvage, una preciosa banda sonora creada para el documental de Frederif Rossif. Aquí nos podemos encontrar algunos de los temas más bellos creados por el compositor griego.

    Odes, primera colaboración en forma de disco con la cantante griega Irenes Papas, aunque ya habían colaborado en el 666 Apocalypse Of John de los Aphrodite’s Child poniendo voz a famoso Infinito.

    See You Later, un disco conceptual, en esta ocasión, no dirigido para el gran público, pero que incluyo un tema que más tarde formaría parte de la inolvidable BSO de Blade Runner. También participó en este disco el cantante de Yes, Jon Anderson.

    Short Stories, primer disco publicado en colaboración con Jon Anderson.

    The Friend Of Mr. Cairo, nueva colaboración con Jon Anderson, la capacidad creativa el música griego con la especial voz de Jon Anderson.

    Chariots Of Fire, ¿quién no conoce el tema de esta banda sonora? Oscar a la mejor banda sonora y tema que se ha convertido en todo un himno de los deportes olímpicos.

    Blade Runner, aunque no sería publicado oficialmente hasta 1994 por temas de derechos, sin lugar a dudas, esta tenía que haber sido la banda sonora ganadora del Oscar. Una verdadera maravilla que logró la atmósfera tan especial que tiene la película de Ridley Scott.

    Antarctica, otra preciosa banda sonora, que aunque no tuvo el reconocimiento de las anteriores, es todo un compendio de bella musical para la belleza visual de la película del mismo título.

    Private Collection, tercer trabajo en colaboración con Jon Anderson.

    La trilogía experimental

    El griego regresa a la experimentación, jugando con los sonidos electrónicos, de la naturaleza y de todo aquello que se le ocurre, creando tres álbunes conceptuales, no aptos para todos los gustos, sobre todo el tercero, que curiosamente, estuvo publicado por el reconocido sello alemán de música clásica, Deutsche Gramophon.

    La tecnología la disposición del hombre

    Vangelis comienza saca el máximo provecho al poder del arsenal tecnológico que dispone en sus manos, creando discos directamente según su mente va desarrollando la música, de ahí el título del disco Direct.

    “Direct”, un trabajo dónde saca el máximo provecho a la tecnología a su disposición, grabando las composiciones según van sonando en su mente y creando una verdadera maravilla para los amantes de la música electrónica.

    The City, un gran desconocido dentro de la obra del compositor. Un trabajo que se inspira en la vida de un gran ciudad, su ruido, su atmósfera y con algunos de los temas más interesantes compuestos por el griego como son The Nerve Centre y Procession, una increíble procesión musical.

    La voz, como instrumento

    El mago de los teclados, suma a sus sonidos la voz de forma que es un instrumento más, cómo se de una opera electrónica se tratara. Sus bandas sonoras de la época y sus discos, así lo acreditan. Algunos de ellos, con temas inolvidables.

    1492, Conquest Of Paradise, otra banda sonora donde la música consigue la grandeza de las imágenes, otro trabajo inolvidable.

    Voices, un trabajo que sigue el tono estilístico creado por 1492 donde además colabora Paul Young, Caroline Lavelle y Stina Nordestam y que inclue temas tan especiales como Ask The Mountains.

    Fotos Timis Ston Greco y El Greco, además de otro trabajo no publicado de forma oficial y que sólo se vendia en el museo dedicado al pintor griego en Atenas, forma parte del amor que sentía el músico por el pintor. Además, hay que aprovechar que Vangelis también fue pintaro aunque siempre fue reacio a exponer esta faceta de su vida.

    Oceanic, continúa con el estilo creado con 1492 y Voices, creando un disco muy bello de escuchar.

    Su asecnso a la bóveda celestial

    Comienza un nuevo siglo el cual no ha sido muy prolífico en cuanto a publicaciones oficiales, realizándose varias reediciones de algunos de sus trabajos clásicos y pocas publicaciones nuevas y curiosamente, casi todas ellas, relacionadas de alguna forma o otra, con los astros celestiales.

    Mythodea, un trabajo que se hizo coincidir su edición (23 de Octubre) con la entrada de la órbita marciana de la sonda espacila Mars Odyssey. En su presentación en concierto, estuvo apoyado por una orquesta, un gran coro misto y dos sopranos, junto, como no podía ser de otra forma, sus sintetizadores.

    Rosetta, disco dedidcado por el compositor griego a la misión especial del mismo nombre de la agencia Europea y publicado después de más de 15 años de silencio discográfico.

    Juno To Jupiter, último disco oficila publicado por el griego. Está inspirado en la misión espacil del mismo nombre. Un disco donde el compositor parece volver a sus origines musicales con su estilo más electrónico espacial.

    Resumir la vida musical en estas pocas plabras del gran músico griego es tarea casi imposible. Atrás han quedado muchos trabajos que no se han publicado oficialmente, numerosas bandas sonoras que a buen seguro que alguna avispadas discográfica aprovechará, multitud de colaboraciones como las que realizó con Montserrat Caballé y cientos de horas que aparecen en infinidad de bootlegs.

    Esto es un simple homenaje a la obra de este grandísimo compositor.

    Colaboradores

    Alberto Aliaga Sola
    20 POSTS0 COMMENTS
    Bea Sanfa
    13 POSTS0 COMMENTS
    Manrique Fernández
    66 POSTS0 COMMENTS
    Paz de la Peña
    40 POSTS0 COMMENTS
    Ricardo Canosa Bastos
    14 POSTS0 COMMENTS
    Roberto Mera
    4 POSTS0 COMMENTS
    Avatar
    1 POSTS0 COMMENTS