4.5 C
Pontevedra
Domingo, 28 de Novembro de 2021
Máis

    Sentir común

    Allá por el año 2014, el lema de una gran compañía “gallega” se dejó sentir por nuestro pueblos  y ciudades. Si os fijáis, lo he puesto entre comillas lo de gallega porque, de eso, lo único que tiene es el dinero de todos nosotros. Comencemos por el principio y no vamos a dar nombres porque la mayor parte de nuestros lectores ya saben o empiezan a intuir a lo que nos vamos a referir.

    Año 2010, España estaba sumida en plena crisis de las subprime y Galicia no era una excepción. Se decide que para salvar a una de sus principales entidades financieras –curiosamente con sede en A Coruña y en quiebra técnica–, había que fusionarla. Candidata, la otra gran entidad gallega que, aunque no estaba bien, tampoco estaba mal. Es decir, cogemos una entidad arruinada, la fusionamos con una que está manteniendo el equilibrio por los pelos para así conseguir una entidad grande y fuerte. Quedaba claro que el día que hicieron esa ecuación en clase de matemáticas, no habían ido.

    En resumidas cuentas, el resultado no fue otro que el que la lógica imponía así que no quedó otro remedio que regalarla al mejor postor; seamos francos: así fue y el resultado se está viendo ahora, porque aunque allá por el 2014 cuando apareció el actual nombre comercial de dicha entidad, que no vamos a nombrar, su lema era ‘Sentir común’ porque era el banco para todos los gallegos.

    Ahora me pregunto, ¿de todos los gallegos?, si es así, ¿por qué a nuestra gente mayor le obligan a que utilicen el cajero automático para sacar el dinero de sus pensiones que tanto esfuerzo han tenido que pasar para poder cobrarlas? ¿por qué están cerrando las oficinas de los pueblos pequeños? Porque queridos lectores, no es una empresa gallega, sus dueños son de un país sudamericano, y además de eso, aunque su sede siga en Galicia, su funcionamiento es como el de la gran banca y por lo tanto, sólo buscan maximizar su beneficio y para ello, las recetas clásicas de siempre.

    Para el que no las sepa, son muy sencillas. Por un lado, reducir personal –primera ley de las grandes empresas aunque tenga beneficios multimillonarios–. Segundo, prescindir de lo que se considera menos rentable, ojo, he dicho, menos rentable, porque las oficinas pequeñas de los pueblos si son rentables. Muchos locales, por no decir todos, son en propiedad por lo que no tienen gastos en alquiler, están atendidos en la mayor parte por una sóla persona, por lo que el gasto en personal es mínimo y por encima tiene el ahorro de los habitantes del pueblo, por los cuales pagan unos réditos del 0 %, si han leído bien, del 0 %, y por encima, cobrando una barbaridad en comisiones por el simple hecho de tener una cuenta abierta, así que me demuestren que no son rentables, pero claro, no se van a hacer grandes operaciones financieras que son las que dejan enormes margenes comerciales, entonces, pues no sirven.

    La verdad, que cuando pienso en las antiguas cajas, un halo de nostalgia me invade, sobre todo al recordar aquellos cerditos hucha dónde se iba metiendo moneda a moneda para conseguir unos pequeños ahorros, aquellas libretas que había que llevar para actualizar, las historias que contaban con los vecinos que te encontrabas dentro del la oficina, las protestas al director cada vez que te cobraban una comisión y eso que no tenían nada que ver con las de hoy en día y alguna mala experiencia que aquí no se puede contar. Pero en el fondo, todos recuerdos, que ahora estas multinacionales se están consiguiendo cargar en su búsqueda del mayor beneficio y después por encima, presumen de ser una entidad gallega. Cada vez está más claro, las monedas en la hucha y después se van gastando en cafés y el resto de operaciones, en cualquier entidad online que no te cobre comisiones, da igual su origen, porque el sentir común, es que ya no tenemos ninguna entidad financiera gallega.

    Lo que si me sigue diciendo el sentir común, es el deseo de hacer buenas recomendaciones musicales. Por un lado, una colaboración entre Deepak Chopra, kabir Sehgal y Paul Avgerinos que han creado una pequeña delicia para nuestros sentidos. Por otro lado, Andrew Colyer, un maravilloso viaje con el piano. Espero que los disfrutéis.


    Deepak Chopra, Kabir Sehgal, Paul Avgerinos

    Home: Where Everyone Is Welcome

    2017

    Cuando artistas del nivel de Deepak Chopra, kabir Sehgal y Paul Avgerinos se juntan pues surge algo cómo ‘Home’ y ¿qué es? Pues estamos ante una colección de 12 temas y 34 poemas inspirados en grupo de inmigrantes en los EEUU, desde Yo-Yo Ma, pasando por Audrey Hepburn, pasando por Albert Einstein hasta Celia Cruz.

    Cómo se puede comprobar, gente de muy diversos intereses culturales, pero que han aportado grandes cosas a su país de acogida en diferentes aspectos, desde la ciencia, a la cultura.

    Los compositores, o bien ellos mismos, os sus padres, también son inmigrantes y éste trabajo es un reconocimiento y agradecimiento a lo que han aportado su país.

    Decir, que en éste trabajo, también colabora gente tan importante y reconocida como Jeff Oster, todo un placer escucharlo, o Kevin Braheny, otra pequeña maravilla.

    Sin lugar a dudas, un precioso trabajo que merece la pena escuchar y poder tener en las manos, ya que al disco le acompaña un libreto con todos los poemas, un precioso disco para degustar con todos nuestros sentidos.


    Andrew Colyer

    Mists Of Time

    2020

    Tengo que reconocer que desconocía a Andrew Colyer hasta que cayó este trabajo en mis manos, pero cuando te pones a investigar un poco y te enteras que ha trabajado y colaborado con artistas del rock / pop de al categoría de Tony Levin, Jon Anderson, The Tubes, Frank Wyaatt, Max Flyer, Rian Adkinson, Awaken y con las bandas de Rock Circuline y Downing Grey, pero además, cómo excelente pianista que es, también ha sacado trabajos en solitario dentro de otros estilos cómo el caso del disco que hoy os presentamos.

    ‘Mists of Time’ es un trabajo que se podría englobar en el estilo de artistas como George Winston o Peter Kater, es decir, dentro de la música instrumental contemporánea o cómo muchos la conocen también, cómo new age.

    Dividido en doce composiciones, algunas de ellas de Brian Eno, otras improvisadas, el disco se va moviendo entre temas más ambientales (los inspirados en Brian Eno) y otros temas donde el pianos es el rey y el instrumento predominante. He de reconocer, que personalmente los temas dónde se ha unido las partes más ambientales con el piano, han quedado muy bellos, creandos preciosos paisajes musicales, de esos que apetece escuchar en unos tiempos tan convulsos como los que estamos viviendo.

    Sin lugar a dudas, un precioso trabajo para degustar tranquilamente y cerrar los ojos, para dejarse llevar y olvidar lo que nos rodea.

    PS.: Todavía no hay ningún vídeo disponible, así que os dejo con otro precioso de piano.

    Colaboradores

    Alberto Aliaga Sola
    14 POSTS0 COMMENTS
    Ángel Covelo
    6 POSTS0 COMMENTS
    Bea Sanfa
    6 POSTS0 COMMENTS
    Manrique Fernández
    49 POSTS0 COMMENTS
    Paz de la Peña
    36 POSTS0 COMMENTS
    Ricardo Canosa Bastos
    14 POSTS0 COMMENTS
    Roberto Mera
    2 POSTS0 COMMENTS