10.9 C
Pontevedra
Domingo, 5 de Decembro de 2021
Máis

    Carles Reig

    Ante todo quiero dejar claro que además de estar delante de un multiinstrumentista (batería –lo fue de OBK– flauta, teclados…) Carles es una grandísima persona, a la que tuve de conocer en varios de mis viajes a Barcelona. El oráculo de Aileen y Ophelia es su nueva aventura musical, llena de sonidos sinfónicos (en ocasiones se acerca a la época medieval), fílmicos, New Age y…magia, mucha magia. Charlamos con él.

    Entrevista de Manuel Lemos Muradás © 2021

    Después de mucho tiempo, vas a publicar El oráculo de Aileen y Ophelia, un álbum lleno de sonidos sinfónicos, fílmicos… Háblanos de esta nueva aventura musical. Para este álbum, una historia épica de ficción, en vez de disponer de un storyboard o el borrador de un filme y tener que componer la música acorde con las imágenes o directrices de un director, quise disponer de total libertad para realizarlo de otro modo. Reconozco que cuando compuse algunas de las pistas, imaginaba escenas fantásticas, épicas y cinematográficas.

    Muchas veces durante el proceso creativo, me vienen las imágenes correspondientes a la composición que estoy haciendo.

    Hay momentos que el sinfonismo se acerca a lo medieval. ¿Has querido impregnar la obra con esos matices? ¿Por qué?
    Rocíe (Impregné) algunas obras con estos matices por un par de motivos, por un lado, quise experimentar con la fusión tímbrica de una música sinfónica con la medieval, porque según mi opinión, se ensamblan bien entre sí, como sucede también con la música cinematográfica; y la segunda fue por naturalidad y espontaneidad, ya que en mis inicios musicales de adolescente escuché abundante Rock Sinfónico, música clásica y medieval. Además, desde niño me inicié con la música practicando con la flauta dulce, que se utiliza mucho en la música medieval y siempre me han atraído estos dos estilos.

    Eres multiinstrumentista. ¿Cómo se consigue eso? ¿Con que instrumento te sientes más cómodo?
    Son claros los beneficios de tocar un instrumento musical (incluida la voz humana) a cualquier edad y durante todos los niveles y fases del aprendizaje, es enriquecedor y valioso experimentar con el máximo de instrumentos posibles y si hay alguno/s donde te sientes cómodo, es el momento, si te apetece, de profundizar, avanzar y cultivarse profesionalmente, si es el caso.

    El primer instrumento que pasó por mis manos gracias a la escuela primaria fue la flauta dulce Soprano y el segundo la batería, luego vino la voz, las percusiones, el piano o los teclados y otros. 

    Dispongo de formación autodidacta y también estudié con varios profesores con clases individuales. Me siento muy cómodo con las flautas y todo lo relacionado con el ritmo.
    Me hubiera gustado mucho aprender a tocar más instrumentos, seguramente lo realice cuando pueda disponer de más tiempo.

    En este nuevo trabajo también podemos encontrar momentos donde la música alcanza lo épico. ¿Intentas darle un ambiente grandioso a tus composiciones siempre que se presten a ello?
    No necesariamente; en este nuevo trabajo sí que estaba influenciado para que algunas composiciones alcanzaran lo épico y según mi punto de vista, algunas se prestaban a ello con naturalidad y quise ayudarlas utilizando metodologías de orquestación.

    Es posible que, en próximas composiciones, busque ambientes totalmente distintos, huyendo de los ambientes grandiosos y épicos, aunque todo dependerá de la característica de cada nueva inspiración que venga de Euterpe (Musa de la música, especialmente protectora del arte de tocar la flauta).

    Cada vez más y más, prefiero disponer de libertad total para crear e huir de un “producto comercial” contentando a algoritmos de IA o estadísticas.

    También la electrónica más clásica, que tanto te gusta, se asoma en temas como el titulado Flores Orientales y El Despertar. ¿Qué importancia tiene para tí tal sonido?
    Es cierto, la electrónica más clásica la utilicé en mis orígenes, por ejemplo, con el álbum “Ekos de otra era”, pasando muchas horas buscando y desarrollando sonidos adecuados para cada composición.  Seguramente siempre la electrónica clásica estará presente en mis composiciones. Además, me seduce mucho experimentar fusionando los sonidos e instrumentos más novedosos, con los más étnicos, acústicos y tradicionales.

    Según mi opinión, todos los instrumentos tienen su encanto, como por ejemplo desde un sintetizador de última generación con sus múltiples posibilidades y hasta los tradicionales Erhu o Koto de la China.

    Hoy en día estamos pasando una mala situación a nivel mundial. ¿Cómo lo vives desde el punto de vista de músico y cultura?
    Antes de la pandemia, la música ya tenía sus dificultades. Esta situación actual ha perjudicado mucho a la música en directo. Los organismos, ayuntamientos, asociaciones y otros, les correspondería buscar soluciones para facilitar la expansión de la música en directo. Al pasar de las descargas al streaming, los ingresos para los Autores han mermado mucho y aunque se han incrementado las reproducciones y los usuarios, todavía la fracción de céntimo de euro por escucha que perciben los creadores independientes es insuficiente. Además, existen desigualdades sustanciales en la cuantía de ingresos por escucha que perciben todos los Artistas.

    Falta regular todo esto internacionalmente, dotando de una total transparencia en el número y el valor de las reproducciones. Por ejemplo, con la creación en todos los países de varias bases de datos públicas interconectadas.

    Por suerte, aunque muy lentamente, van surgiendo voces y noticias que auguran un cambio hacia algo mejor y más justo. Entre otras cosas, empezar a exigir pagos más altos en streaming y pagar la misma tarifa para cada transmisión de música.

    La voz es importante en los sonidos sinfónicos. En Magic Somni (por ejemplo) hace una unión perfecta con la flauta y el piano. Háblanos de la voz en tu música.
    Sobre todo, me gusta utilizar la voz como un instrumento más. El origen de la música en la Tierra seguramente empezó con la voz humana, con el ritmo y la percusión.

    Nuestro cuerpo es un complejo instrumento musical con la Voz como protagonista. Dispone de muchas cualidades de sonido, podemos simular sonidos del mundo, reino animal, instrumentos, otras voces y mucho más. También dispone de cualidades comunicativas con el lenguaje y emotivas, ¡es extraordinario!

    En Magic Somni, interpreto los coros como un contratenor y Julia Claire – SiriSat también colaboró en ellos.

    Colaboradores

    Alberto Aliaga Sola
    14 POSTS0 COMMENTS
    Ángel Covelo
    6 POSTS0 COMMENTS
    Bea Sanfa
    7 POSTS0 COMMENTS
    Manrique Fernández
    49 POSTS0 COMMENTS
    Paz de la Peña
    36 POSTS0 COMMENTS
    Ricardo Canosa Bastos
    14 POSTS0 COMMENTS
    Roberto Mera
    2 POSTS0 COMMENTS