Florian Schneider, el hombre máquina

A muchos, es probable que no les suene éste nombre, sobre todo a las nuevas generaciones. Si décimos que fue uno de los fundadores de un proyecto musical conocido como Kraftwerk, la cosa comienza a cambiar un poco porque estamos hablando de una mítica formación, una de las pioneras de la múscia electrónica, que abrió el camino para toda la música techno actúal.

Ha sido inspirador de muchos músicos de la actualidad (aunque a algunos les cueste reconocerlo y que a lo mejor ni siquiera les suene su nombre), pero sin estos alemanes, la música actúal no sería la misma.

Schneider se formó como flautista en el conservatorio de Düsseldor. Ahí se encontró con su compañero Rafl Hütter con el que había creado la interesante banda Organisation, con elementos electronicos, y que dejaron un único LP en 1970 títulado ‘Tone Float’

En ése mismo año fundaron Kraftwerk junto con el batería Klaus Dinger, al que más tarde se uniría el guitarrista Michael Rother. Posteriormente ambos dejarían la formación para crear otro del Krautrock como Neu!

Por cierto, el nombre de Kraftwerk significa Central Eléctrica. Después de firmar tres discos junto a Hütter, consiguieron su primer gran éxito comercial con Autobahn un tema de 22 minutos de duración. La formación se había convertido ya en cuarteto junto con el percusionista Wolfgan Flür y el también percusionista Karl Bartos.

A partir de ese momento, Kraftwerk afianzó su influencia en la música pop al publicar cuatro discos que se convirtieron en referencias, no sólo del género, sino de la música electrónica y pop, Radio Activity (1975), Trans-Europe Express (1977), The Man-Machine (1978) y Computer World (1981).

El confundador del grupo, participó en todos los discos de estudio y en la banda sonora del Tour de Francia aparecido en el año 2003.

En el año 2008, después de una gira, hacía público un comunicado en el que anunciaba que dejaba el grupo, aunque nunca aclaró el motivo de ese abandono.

Florian Scheneider ha sido fuente de inspiración para muchos artistas. Algunos nunca lo han reconocido. Otros lo han hecho públicamente como Iggy Pop o David Bowie, que incluso le dedicó la canción ‘V-2 Schneider’ aparecida en su disco Heroes.

Sin lugar a dudas, la desaparición de Florian Schneider es una gran pérdida para el mundo musica. Un hombre a seguir, un músico que junto a los miembros de su banda, fueron todo un referente a seguir en la reinvención, o invención, de un nuevo género musical. Una fuente inagotable de inspiración, un hombre máquina que permanecerá en el recuerdo de todos los seguidores de la buena música.