A Última Fronteira

Agua, divino tesoro

En otras ocasiones ya había hablado sobre éste tema y hoy vuelvo a incidir en el mismo, lo poco que valoramos algo que siempre hemos dado por sentado que estaba ahí, Galicia era el reino de la lluvia. Pero ahora, que nuestros cielos se han vuelto resplandecientes por el sol y las nubes con lluvia no se miran ni en la lejanía, cuando vemos las noticias del estado de nuestros pantanos, parece que nos queremos dar de cuenta de la importancia que tiene el líquido elemento, pero ¿realmente nos estamos dando cuenta de la importancia del agua?

¡Reino animal!

El domingo pasado nos despertamos con la triste noticia, de que una persona de un pueblo de mi comarca había sido atacada por unos perros, dejando a la misma al borde de la muerte y con graves consecuencias físicas e inimaginables psíquicas.

Máquina total

Con este título, no me estoy refiriendo a un recopilatorio de música disco muy popular de la década de los '90 (qué años aquellos) ni al señor Puig... si, ése que ha prendido fuego al estado español al proclamar una independencia de Cataluña, sin pies ni cabeza, sabiendo que lo que estaba haciendo no llevaba a ninguna parte.

País de pandereta

En muchas ocasiones, se ha comentado que éste país nuestro, es un país de panderetea y los acontecimientos que han ocurrido ne estas últimas fechas, no hace más que refrendar dicha afirmación. Estamos en un país en el que es más delincuente el que roba una barra de pan para comer, que el que roba y defrauda cientos de millones de euros.

¡Negro!

Negro. Por desgracia ése es el color de moda de estos días en nuestra tierra. Hemos dado paso del verde, del que siempre presumía Galicia, al negro que han dejado los incendios que durante estos días han asolado esta nuestra tierra, nuestro hogar, ése que los seres humanos nos dedicamos a destrozar y que sus consecuencias todavía no que remos vislumbrar.

La pela, me la pela, lo que quiero, es que llueva

A muchos catalanes, parece que con tal de llevar su bandera, habían roto la tradición de «la pela es la pela», pero lo más gracioso, es que muchos independientistas, fieles a esa tradición, no le pelaba la pela y han propuesto a los consejos de administración de sus respectivas empresas, el traslado de sus sedes sociales a otros lugares de España.

Cuando he escuchado la noticia me ha encantado, porque éso si es predicar con el ejemplo, es decir, que el pueblo sufra, pero nosotros, por si acaso, nos ponemos a salvo, pero cómo ya llevamos varias semanas tratando el tema de Cataluña, ésta semana, vamos a cambiar y voy a comentar sobre el tema del agua.

Suscribirse a este canal RSS