Pensamientos

Pra te cumprir un antoxo,
un pensamento busquei,
no meu xardín, nun rastroxo,
eu somentes atopei,
esta murcha flor de toxo.

Así, o parecido, se despachaba un poeta gallego del que, cervantianamente, “de cuyo nombre no puedo acordarme”, pero, mejor o peor, quedó gravado en la memoria. Si el desconocido autor se diera un paseo por nuestra comarca encontraría el pensamiento en cualquier jardinera, salvo que el ciclamen actúe como “Okupa”.

Suscribirse a este canal RSS