Hereditary

Es inevitable. Cada año que pasa tenemos una "película de terror del año". Esta suele ser una cinta que unos cuantos se empeñan en ensalzar, desde incluso antes de su estreno, y a la que, aunque sea un truño del quince (The Badadook, Llega de noche, Nunca digas su nombre), se le queda en Sambenito de ser "la película de terror del año" como si una "canción del verano" de Georgie Dann se tratara. Curiosamente, ambas suelen llegar por estas fechas.

Suscribirse a este canal RSS