Los pompones

Hace poco nos ha sorprendido una tendencia muy colorista pero que nos ha encantado. Todas conocemos las maravillosas sandalias de Aquazzura y todas las queremos, las queremos a ellas y a sus clones: maravillosas con su tacón y su colorido, decoradas con mil pompones. Son el capricho de cualquiera, ese complemento que todas queremos lucir este verano.

No estábamos muy seguros de que esta tendencia llegase hasta estos puntos insospechados pero nos ha sorprendido y se ha convertido en todo un hit de la temporada. Los pompones los vemos en blusas, en shorts, en vestidos, bolsos y sandalias.

Lo que empezó siendo algo concreto ha terminado por extenderse hasta todo lo que podríamos decir, un armario completo. Los pompones dan a la ropa un toque divertido y hippy que hace de las prendas algo diferente.

¿Qué os parece una blusa blanca? Puede llegar a ser aburrida, ¿verdad? Pero si le ponemos en el bajo un montón de mini pompones de colores quedaría alegre y veraniega. Lo mismo pasaría si los pusiésemos en las mangas, ya que darían un toque divertido a la prenda, además de lucir con otro aspecto más moderno.

Los pompones combinan a la perfección, por ejemplo, con los bajos de los vestidos. ¿Un vestido liso que os parece que le falta algo? Yo os animo a que lo personalicéis con vuestro toque. Compráis unos pompones que venden en todas las mercerías y os lanzáis a coserlos donde más os gusten: bajos, mangas...

Pero si tenemos que destacar a la estrella de esta tendencia, sin ninguna duda serían las sandalias, ya nombradas anteriormente. Aquazzura convirtió su modelo en un IT de calzado y desde entonces podemos encontrarnos en las tiendas a un montón de clones que hacen las delicias de cualquiera. Ideales para combinar con cualquier look, ya sea con jeans, con vestido o con shorts. Quedarán perfectas con cualquiera de las combinaciones que hagamos y luciremos perfectas en la temporada estival.

Sin ninguna duda hay que hacerse con unas sandalias llenas de pompones, y si en las tiendas no os convencen, no dudéis ni un segundo en hacer vuestras propias sandalias, que seguro que os quedarán de miedo. La idea es... Unas sandalias básicas, un montón de pompones de colores, imaginación y a lanzarse. ¿Os animáis con un DIY?

Más en esta categoría: « La camisa al revés Asimetría »