De falsos humildes y favoritismos

Le regalo, querido lector, una difícil pregunta que amenizará su fin de semana. ¿Qué le molesta más en el fútbol la prepotencia o la falsa humildad? Es difícil, lo sé. ¿Se les atragantan las declaraciones preventivas de Guardiola hace años cuando dijo: "El Shaktar es probablemente, el mejor equipo que he visto nunca"? ¿O por el contrario las continuas palabras del que se catalogó a sí mismo como "The Special One"?.

A mí, y recuperando el nombre de esta sección, me toca más los balones el tema de la falsa humildad. De ahí que recoja las declaraciones de Simeone tras el partido de Copa disputado en Balaídos.

En la temporada en la que ganaron la Liga me creí el "partido a partido". Lo hice yo y también el 90% de la población española aficionada al fútbol. Muchos deseábamos ver a un equipo plantar cara a la bipolaridad futbolística que reinaba en el país.

De ahí que lleven una vitola de favoritos que el argentino se empeña en hacer desaparecer aunque sea con comentarios absurdos.

Es de broma que le regale al Celta el cartel de favorito cuando juegan la vuelta en el Calderón y solo en Griezzmann ya ha habido un coste similar al de toda la plantilla celeste. Además, el equipo al que él le ha dado el cartel de favorito juega sin uno de sus principales pilares porque Diego Pablo Simeone quiso reforzar a su centro del campo con uno de los baluartes del Celta.

Podría escribir motivos y motivos pero prefiero agradecerte Diego, tu interés en que pensemos que somos favoritos. Sabemos que no es así. Sabemos que estás jugando con nuestra mente.

Está bien querer conservar la humildad, es lícito y además agradable. Pero si hay algo que la empaña es la falsa humildad. Sabemos que vosotros sois favoritos, lo sabemos de sobra. De ahí que tus palabras no nos afecten ni nos desconcentren.

Las franjas rojiblancas tienen más posibilidades de salir contentas de su propio estadio. En lo único en lo que no podréis ganarnos, es en ilusión. En eso somos más favoritos que nadie.