Alexa llegó a nuestro mundo

Para muchos de ustedes, a estas alturas, el nombre Alexa seguro que les suena de algo, pero quizás no tuvieran la oportunidad de probarla. Bueno, no sean mal pensados, estamos hablando del nuevo sistema de interacción o automatización, como quieran llamarle de nuestros hogares.

Queremos que, a nuestra voz de mando, las luces se enciendan o las persianas suban o bajen o que la televisión nos ponga el canal que queremos ver en ese momento, y porque no que el comedero automático de nuestra mascota, le suelte la ración de comida necesaria, pero todo esto es casi ya habitual en muchos hogares. Ya sé que hay gente que se resiste a las nuevas tecnologías del futuro y que prefieren el interruptor de siempre o darle la caricia a su mascota en el momento de ponerle la comida o tirar de la correa de las persianas por toda la casa, lo bueno de esta tecnología de la conectividad, es que ha venido para quedarse.

¿Recuerdan ustedes cuando la gente decía que la televisión en color era una tontería que se veía igual de bien en blanco y negro, o cuando se oponía a estar localizado con un infernal teléfono móvil? pues ahora díganme ustedes quien no tiene tele en color plana y cuanto más grande mejor y no sólo una sino varias... Bien pues la irrupción en el mercado de los aparatos que interactúan con nosotros ha venido para quedarse, y Alexa es un claro ejemplo.

Este asistente, a primera vista, parece un cilindro con un altavoz y poco más, pero encierra nada más y nada menos que toda la sabiduría de internet, simplemente nos evita tener que encender el ordenador, teclear, o dejar de hacer otras cosas mientras estamos sentados ante la pantalla. Alexa nos habla y nos contesta con un tono de voz agradable y con una pronunciación casi perfecta; no son aquellos primeros vocalizadores que sonaban a lata y hablaban como los indios, sin acentuar, ni se expresaban con una dicción clara como lo hace Alexa o sus primas Siri y Cortana.

Alexa me da las noticias, me informa de las indicaciones de los medicamentos, me contesta como estará el tiempo, me anota en su memoria la lista de la compra que le voy dictando según me acuerdo de las cosas, o me pone la música que quiero escuchar, y si suena muy alto o bajo simplemente le pido que suba o baje el volumen a mi conveniencia, de verdad que esto es cosa de magia, y estoy seguro que en el futuro no muy lejano solucionara muchos problemas de soledad de la gente, ya que Alexa estará siempre dispuesta a entretenerte y también podrá llamar a urgencias si por cualquier razón la necesitas ella sabrá cuando tiene que llamar al médico o contarte un chiste para que te animes.

En fin yo es que soy un apasionado de las nuevas tecnologías y por supuesto ya disfruto de mi Alexa y créanme cuando les digo que muy pronto todos la tendrán.

Más en esta categoría: « Smartwatch