¡Y la vida sigue!

En la Librería Azul os dejamos, para esta quincena, dos nuevas recomendaciones para esta ‘nueva normalidad’ que nos toca vivir. Por un lado La Templanza, de María Dueñas, la autora de ‘Tiempo entre costuras’. Por otro lado, un más que interesante ‘El guardián de los objetos perdidos’ de Ruth Hogan, un libro intenso que nos ‘engancha’ en su lectura y hace difícil dejarlo.


La Templanza

María Dueñas

2015

Mauro Larrea es un hombre hecho as sí mismo. Cuando salió de España con una niña pequeña y un bebé, dejando atrás una mujer muerta en el parto, se embarca hacía el nuevo mundo, sin saber muy bien que va hacer con su vida, con sus hijos y que se va a encontrar en las tierras de México. Empieza de minero y con trabajo duro y astucia se coloca como uno de los hombres más respetables y adinerados de la ciudad de México.

Pero la fortuna no siempre está de nuestro lado y cuando un negocio que lo creía atado se le tuerce tiene que buscar fortuna en la Habana. Nuca sospecharía que la vida le tenía guradada una última jugarreta y sin querer tiene que volver a la España que nunca pensó retornar. Dueño de una bodega, ganada en una partdi de billar se encuentra ahora en Jérez, pero él no sabe nada de vinos, sólo de minas, así que quiere venderla cuando antes… hasta que conoce a Soledad Montelvo.

Seguro que vosotros ya conocéis a María Dueñas por “El Tiempo Entre Costuras”. Es una magnífica escritora, sus libros tienen fluidez, son envolvente, te ves en la Ciudad de México, en la Habana, en Cádiz y en Jérez, sin haberlos pisado nunca y tiene unos puntitos de humor que si cabe te resulta más cómodo de leer.

Sinopsis
Nada hacía suponer a Mauro Larrea que la fortuna que levantó tras años de tesón y arrojo se le derrumbaría con un estrepitoso revés. Ahogado por las deudas y la incertidumbre, apuesta sus últimos recursos en una temeraria jugada que abre ante él la oportunidad de resurgir. Hasta que la perturbadora Soledad Montalvo, esposa de un marchante de vinos londinense, entra en su vida envuelta en claroscuros para arrastrarle a un porvenir que jamás sospechó.

De la joven república mexicana a la espléndida Habana colonial; de las Antillas al Jerez de la segunda mitad del XIX, cuando el comercio de sus vinos con Inglaterra convirtió la ciudad andaluza en un enclave cosmopolita y legendario. Por todos estos escenarios transita La Templanza, una novela que habla de glorias y derrotas, de minas de plata, intrigas de familia, viñas, bodegas y ciudades soberbias cuyo esplendor se desvaneció en el tiempo. Una historia de coraje ante las adversidades y de un destino alterado para siempre por la fuerza de una pasión.


El Guardián De Los Objetos Pérdidos

Ruth Hogan

2018

Cuántos de nosotros hemos perdido a lo largo de nuestra alguna cosa, un bolígrafo, un botón,… ¿hay alguien que los recoja? ¿que los coleccione? Pues sí. Anthony Peardew es una de esas personas. Autor de relatos y coleccionista de objetos estravíados. Pero Antonhy siente que llega al final de su vida y cuando se muere le deja su casa y herencia a Laura, su asistente y la persona en la que más confía. Lo que ella no sabía es que con la herencia venía una claúsula en la que decía que tenía que devolver todos los cachibaches que su jefe fue encontrando con la suerte (por decir algo) que le había colocado una etiqueta que ponía dónde los había encontrado. Ardua tarea tiene Laura. Pero cuenta con la ayuda de Freddy, el jardinero y Sunshine, la vecina “dauzarina”.

Tengo que confesar que no empecé el libro con mucho ánimo, pero he de decir también que es intenso, una vez pasadas las primeras páginas. Al final te engancha de tal manera que no puedes dejaro de lado, tienes que saber a quén pertenecen todas esas coas y además tiene momentos de humor tronchante.

Sinopsis
Una bella historia sobre objetos perdidos y segundas oportunidades. Anthony Peardew, célebre autor de relatos que se acerca al final de sus días, ha pasado la mitad de su vida coleccionando objetos extraviados,tratando de expiar una promesa rota años atrás. Con el tiempo en su contra, decide legar su casa y todos los tesoros perdidos a su asistente, Laura, la única persona en quien confía para cumplir su promesa y reunir los cientos de objetos con sus legítimos dueños. El último deseo de este guardián de objetos perdidos desencadena una serie de encuentros afortunados que dan una segunda oportunidad a todos aquellos que creían haberse extraviado