Un libro y un lugar

La Escalera de Carmesí en la librería Lello & Irmão de Porto

Nadie sabe donde va a encontrar el amor, a lo mejor es su vecino de enfrente…

Coral es la típica persona que ya le han roto el corazón muchas veces, y con una hija a su cargo no quiere saber de hombres, salvo lo estrictamente necesario.

Pero Andrew, su vecino y jefe de seguridad de su mejor amiga, es otra cosa, aunque al él le gusten las pelirrojas y ella no lo es. Pero un día le pide que lo acompañe a la boda de su hermano y ella acepta…

¡Qué bien! Va a conocer a su familia, donde nació y también a su exnovia, pelirroja…

Megan Maxwell ya lleva un gran recorrido escribiendo novelas románticas, este es el número 23. El más conocido es ‘Pídeme lo que quieras’. Tengo que decir que hasta este no había leído ninguno de ella y la verdad es muy fácil de leer, te engancha y no puedes parar hasta saber que les pasa a estos dos. Perfecto para el verano.

Hoy voy a recomendar un libro, pero también una librería, ‘Librería Lello’ en Oporto, Portugal.

Se dice que J. K. Rowling se inspiró en ella mientras escribía Harry Potter y no es para menos… ¡Es absolutamente preciosa! Dentro no es muy grande, pero la escalinata, llamada la escalera de carmesí lo dice todo y la fachada de estilo neogótico es impresionante.

Si estás pensando en ir o simplemente te apetece ir a Oporto no puedes dejar de visitar esta magnífica librería. Consejo: Si vas o vais y hay mucha cola para entrar, es mejor que uno haga cola y otro coja las entradas, te ahorrarás mucho tiempo de espera.


Oye, morena, ¿tú que miras?

Megan Maxwel

2016

Sinópsis

Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me rompió el corazón. Después de varios desengaños, os juro que me dije a mí misma que no iba a permitir que nadie más me hiciera daño.

¡Qué bonito es el amor, pero menuda mierdecita es sufrir por él! Hoy por hoy me considero una mujer relativamente feliz. Trabajo como repostera, tengo unas amigas increíbles y una preciosa hija a la que adoro. En cuanto al temita hombres, lo único que pretendo es disfrutar de un sexo divertido con ellos y poco más. Sin embargo, debo confesar que hay uno que hace que se acelere mi atontado corazón cada vez que lo veo. Se llama Andrew y es el jefe de seguridad de las giras musicales de mi amiga Yanira. Andrew es un bomboncito alto, de ojos oscuros, moreno y terriblemente atractivo.

Y si a eso le sumas que conduce una moto y que tiene ese puntito canalla en su mirada que me vuelve loca, ¡ni te cuento! Pero Andrew es esquivo en lo que se refiere a las relaciones amorosas, y eso me hace pensar que a él también le partieron el corazón y que por eso nunca repite con la misma mujer. Repetir, repetir, yo no le voy a pedir que lo haga conmigo, pero cuando nuestras miradas se encuentran, una extraña corriente se genera entre nosotros, y eso me inquieta y me hace pensar en si realmente repetiremos algún día. Pues bien, eso sólo lo sabrás si lees: Oye, morena, ¿tú qué miras?