"Financiers" sin gluten

En primer lugar quiero dar las gracias a María Soler y a Comarcas Na Rede por hacerme este hueco en la Sección de Gastronomía para compartir con vosotros recetas sin gluten que disfrutareis todos, celíacos y no celíacos.


La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten, que significa renunciar a cereales como el trigo, cebada, centeno o avena, pero que no tiene porque significar la renuncia a riquísimos sabores dulces o salados. Esos cereales podemos sustituirlos por otros libres de gluten que dan como resultado texturas a veces incluso mejores que las del trigo.

Aunque en este momento parece que comer sin gluten “es una tendencia” (muchas “celebrities” se han apuntado a la dieta sin gluten), para un celíaco es una obligación, el único tratamiento que debe seguir. Tengo dos hijos celíacos, así que mi afición a la cocina (sobre todo la repostería) se ha convertido en una especialización en cocina sin gluten.

Desde aquí, os invito a probar las recetas que iré publicando. Y, como estos días hace mucho frío, qué mejor que empezar con unos bizcochitos de almendra que acompañen un chocolate o un café caliente: Los “financiers”. Vamos allá:

Financiers sin gluten
Estos esponjosos bizcochos de almendra se dice que nacieron en París a finales del siglo XIX, en la pastelería La Lasne; al parecer eran un bocado muy apreciado por los “Financieros” que trabajaban en el cercano edificio de La Bolsa. Si los hacéis podréis comprobar el buen gusto de estos ejecutivos.

INGREDIENTES para 12-14 unidades
. 150 gr. de azúcar glas
. 75 gr. de almendra molida
. 120 gr. de clara de huevo (4 claras aprox.)
. 60 gr. de almidón de maiz
. 125 gr. de mantequilla
. Una pizca de sal

PREPARACIÓN
• Precalentamos el horno a 200º
• Mezclamos bien los ingredientes solidos.
• Ponemos al fuego la mantequilla y la derretimos a fuego lento, dejando que cueza hasta que coja un color un poco tostado (¡que no se queme!). Esto le dará mas sabor.
• Batimos un poco las claras y las añadimos a los sólidos sin dejar de remover.
• Incorporamos poco a poco la mantequilla, removiendo hasta integrarla bien.
• Engrasamos los moldes (también se pueden hacer en cápsulas de papel), y rellenamos unos dos tercios de su capacidad.
• Podemos decorar con almendras laminadas o enteras, pepitas de chocolate, frambuesas... o dejarlos tal cual.
• Horneamos a 200º unos 15 minutos o hasta que pinchemos y el palillo salga limpio.
• Dejamos enfriar sobre una rejilla. (He dicho “dejamos enfriar”, pero seguro que hay quien no aguanta porque el aroma es... delicioso)

También podemos añadir a la masa pepitas o trocitos de chocolate, frutos secos...
Se conservan durante varios días, pero recién hechos tienen una capa crujiente que los hace deliciosos.
Mmmm ya me contaréis.

Receta adaptada del blog “María Lunarillos”