Carrot Cake o Pastel de Zanahoria (sin gluten)

De un tiempo a esta parte hemos visto como la repostería anglosajona ha ido haciéndose un importante hueco entre nuestros dulces. Palabras como cupcake, cheesecake, brownie, pie, red velvet, layer cake, carrot cake..., empiezan a resultarnos familiares. A nuestro alrededor se abren bakeries, y proliferan los cursos para aprender a hacer cookies, cupcakes, cake-pops, frostings, layer cakes... Oh my God!

Uno de los postres estrella de esta repostería es el Carrot cake o, Pastel de zanahoria. Se trata de un bizcocho suave, jugoso, muy aromático, que tomado sólo o acompañado con una suave crema de queso, resulta delicioso para un desayuno o una merienda.

Todavía hay a quien le resulta extraño utilizar zanahoria como ingrediente para un postre, pero al parecer su uso se remonta a la Edad Media debido a su alto poder edulcorante (es, después de la remolacha azucarera, el vegetal con más azúcar).

En este caso vamos a hacerlo sin gluten, utilizando una mezcla de varias harinas, todas fáciles de conseguir. Si lo hacéis, comprobaréis que el resultado es espectacular.
Vamos allá:

INGREDIENTES (todos deben estar libres de gluten)carrot cake01Para el bizcocho:
– 100 gr de azúcar moreno
– 80 gr de aceite de girasol
– 2 huevos
– 45 gr de polenta (harina de maiz un poco gruesa)
– 75 gr de harina de arroz
– 30 gr de almidón de maiz (Maizena)
– 1 cucharadita de bicarbonato
– 1 cucharadita de levadura en polvo
– 1 cucharada de leche semidesnatada
– 170 gr de zanahorias ralladas
– 1 cucharadita de canela (también podríamos añadir una mezcla de canela, nuez moscada, cardamomo y pimienta negra; depende de lo especiado que nos guste)
– Nueces, pasas (opcional)

Para la cobertura:
– 150 gr de queso crema a temperatura ambiente
– 50 gr de azúcar superfina

carrot cake02

PREPARACIÓN
– Precalentar el horno a 180º
– Engrasar un molde de plum cake de unos 20 cm o, como en este caso, moldes pequeños de silicona
– Batir el azúcar junto con el aceite y los huevos (incorporándolos de uno en uno)
– Tamizar juntas las diferentes harinas, el bicarbonato, la levadura en polvo y la canela o mezcla de especias, y añadir a la mezcla.
– Añadir la leche y revolver.
– Incorporar las zanahorias ralladas mezclando todo bien.
– Podemos incorporarle nueces o/y pasas.
– Repartir la masa en los diferentes moldes individuales (llenar hasta los dos tercios) o en un sólo molde.
– Hornear unos 25 minutos (si son moldes pequeños o unos 40 minutos si es un molde grande), o hasta que esté dorado y al introducir un palillo salga limpio.
– Dejamos enfriar unos 10 minutos en los moldes y después los volcamos y enfriamos sobre una rejilla.
– Preparamos la Cobertura de queso batiendo el queso y el azúcar hasta que quede una crema suave.
– Podemos cubrir con la crema o presentarla por separado y que cada uno se sirva la que desee.
– Adornar con limón o naranja rallada.

Hay variaciones sobre esta receta que le añaden coco, manzana, almendras... Sea como sea, os sorprenderá.

Más en esta categoría: « Ensala de verano Nuggets de pollo »