El viajante

Hoy mismo ha llegado a nuestras carteleras El Viajante, la flamante ganadora del Oscar a Mejor Película de Habla no inglesa en la última edición de dichos premios que se celebró el pasado domingo y en la que hubo cosas de interés más allá del error garrafal que ya todos conoceréis.

El Viajante es el último trabajo del director iraní Asghar Farhadi, quien ya había conseguido el Oscar a Mejor Película de Habla no inglesa en el año 2012 con la magnífica Nader y Simin: Una separación, que además estuvo también nominada a Mejor Guion Original. No la dejéis pasar si tenéis la oportunidad de verla. Es muy recomendable.el viajante03

En su nuevo film, Farhadi mantiene su reconocible estilo de historia, habitualmente centrada en mostrar relaciones de pareja o familiares que se ven afectadas por algún elemento externo que dará un vuelco a las situaciones y la personalidad de los personajes, llevándolos a situaciones extremas. En esta ocasión, el director reflexiona sobre dichas circunstancias utilizando varios pasajes de una representación teatral de La muerte de un viajante de Arthur Miller, que los personajes representan durante varias secuencias de la película. De una forma menos incisiva que en obras anteriores, el director vuelve a incidir en el conflicto de la naturaleza del ser humano con sus creencias religiosas.

Las interpretaciones, tanto de los actores principales como de los secundarios, son de muy buen nivel y mantienen el tipo en todo momento, dotando al film de la tensión y emotividad necesarias para que, aunque el ritmo narrativo no sea muy alto, en ningún momento se llegue perder la atención e interés del espectador, manteniendo la tensión hasta el final.

Con todo, a pesar de ser una buena película, no está al nivel de otras obras del director y, desde luego, no era mi favorita para haberse llevado el Oscar. Aunque bueno, tampoco lo era Moonlight, como os dije hace unas semanas y ahí está, con él debajo del brazo.

el viajante02

Aun así es un buen film que deberíais ir a ver si tenéis la oportunidad ya que, a pesar de la publicidad extra que le dará el hecho de acabar de ganar un Oscar, su origen y orientación poco comercial hará que esté presente en muy pocas salas y durante muy poco tiempo. Aprovechad.

Más en esta categoría: « Moonlight Kong, la Isla Calavera »