Un pago simbólico

Esta semana ha saltado de nuevo a la palestra el pago por el uso de las autovías en nuestro país, “un pago simbólico” para recaudar más para obras sociales. Claro, eso es lo que dice la teoría, además lo de pago simbólico queda muy bonito, tenemos que colaborar todos y con muy poco, algo “simbólico”, es decir, un impuesto más para sumar a todos los que ya pagamos.

Digamos las cosas claras, hay que seguir recaudando más para poder mantener toda esta infraestructura política que tenemos montada en nuestro país y pagan los de siempre, es decir, los ciudadanos que utilizamos todos los días la autovía para ir a trabajar porque no hay transporte público que cumpla nuestras necesidades; los transportistas, tanto ligeros cómo pesados que reparten la mercancía que después vamos a comprar al supermercado.

Ese “pago simbólico”, además de pagarlo cuando utilicemos dichas vías, se verá repercutido en el coste de los productos que compramos, por lo que hagan ustedes cuentas.

Es curioso, que los pagos simbólicos los tengamos que hacer siempre la clase baja y media de éste país, ¿porque no ponen un pago simbólico a todas las grandes fortunas de éste país? ¿un uno por cien anual de su patrimonio real por ejemplo? pero eso, patrimonio real, incluyendo dinero en las SICAVs, o por ejemplo, ¿porqué cómo símbolo para el resto de las empresas del país no hacemos pagar a los clubes de fútbol todo lo que adeudan a hacienda y a la seguridad social? ¿o porque no reducimos el número de políticos a la mitad? es un símbolo que nos ahorraría mucho dinero al estado, o que todos aquellos que han cobrado comisiones indebidas devuelvan lo cobrado incrementado en un 10%? es también un pequeño símbolo que aportaría batante dinero a las arcas del país además de hacer que otros se lo pensaran antes de cobrar algo indebido.

Cómo veis hay muchos pagos simbólicos que se podrían realizar, pero claro, esos no gustarían a los poderosos, así que lo más sencillo, es poner un nuevo impuesto que afecte principalmente a la clase media-baja, que esos pagan siempre, y sino pagan, pues se embargan y asunto arreglado, que no tienen dinero para pagarse buenos abogados y todo queda en nada, y así, los de arriba, todos contentos.

Lo que no es un pago simbólico, sino que es nuestra misión de cada semana, es la de ofrecer buenas recomendaciones musicales y esta semana lo vamos a hacer con la preciosa voz de Deva Premal y con el gran Vangelis al piano, espero que los disfrutéis.

Deva Premal

Deva

2018

https://devapremalmiten.com/

Estamos ante un nuevo trabajo de Deva Premal, una de las voces más bellas de la actualidad dentro de las Nueva Músicas, una mujer que con éste trabajo focaliza sus cantos en la expresión del alma a través de la música.

“Deva” es el título de ést trabajo, un disco en el que la cantante nos muestra su alma a través de siete mantras / canciones, uno de ellos, compuesto por el gran Ravi Shankar y que cuenta con la colaboración de la hija del gran maestro indio Anoushka Shankar al sitar.

Estamos ante un precioso disco, una pequeña joya para esos momentos estresantes del día en los que necesitamos desconectar de todo lo que nos rodea, un trabajo que pueden utilizar también aquellos prácticantes de yoga, ya que es una preciosa voz acompañada de instrumentos tan hermosos como el sitar.

Vangelis

Nocturne

2019

https://www.vangelisnocturne.com/

El gran maestro griego Vangelis, regresa con nuevo trabajo casi tres años después de su “Rossetta”, en esta ocasión, nos sigue demostrando su pasión por el espacio y también por la noche, creando para la ocasión once nuevos temas y recuperando algunos de sus clásicos cómo el “To The Unknown Man”, “Love Theme, Blade Runner”, “La Petite Fille de la Mer”, “Chariots of Fire” o “1492, Conquest of Paradise”, pero conla pecularidad de que están interpretados con un piano de cola.

Debo de reconocer, que me encanta el piano, es un instrumento precioso, con un sonido especial, que Vangelis es un maestro en los teclados, pero algunos de esos clásicos, los prefiero en su versión electrónica, pero eso no le saca mérito a éste trabajo, donde podemos disfrutar de las nuevas composiciones del griego, mostrando su maestría detrás de la teclas, aunque en esta ocasión, no son detrás de sus míticos teclados, sino que son detrás de un piano de cola.