Leyenda urbana

En estos días, lo más fácil sería hablar del coranavirus y alguno, al leer el título, podría pensar que queríamos hablar del mismo y entrar en la dinámica de las teorías conspiranoicas en las que, algunos nombres conocidos de nuestro país de la cultura y otros ámbitos, han querido fomentar, sin que se sepa muy bien el motivo. Hay que ver el daño que tanto unas cosas como las otras están causando a lo largo y ancho de éste planeta y que tan duramente ha golpeado en nuestro país, porque solo hay que ver las cifras para darse cuenta de ello. Pero, de momento, dejaremos ése tema.

Según la wikipedia, una leyenda urbana es un relato perteneciente al folclore contemporánea, se trata de un tipo de leyenda o creencia popular, a veces emparentable con un tipo de superstición, que pese, a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, es presentado como hechos reales sucedidos en la actualidad. Algunas parten de hechos reales pero exagerados y distorsionados con datos ficitios. Ciculan a través del boca a boca, correo electrónico o medios de comunicación como prensa, radio, televisión o internet. Suelen tener como transfondo una moraleja.

Vamos ahora con el asunto. Desde hace muchos años, he escuchado el dicho, la leyenda, de que sobre nuestros pueblos, de vez en cuando sobrevolaban helicópteros o avionetas, muchas veces amparandose en la oscuridad o en días nublados, que descargan ciertas pestes o plagas sobre nuestros campos (cómo si ya tuviéramos poco con las pestes que nos vienen encima de forma natural).

La cuestón que que hace unos días, estando en el campo, una tarde no demasiado soleada y eso que estábamos en agosto, escucho el ruido de una avioneta y cuando levanto la vista hacia el cielo, veo debajo de la misma salía una estela, y lo primero que se me pasó por la mente, fue pensar en algún incendio cercano y que sería un hidroavión soltando agua, pero la verdad, que no se mira humo ni olía a quemado, así que mi vista siguió durante unos segundos más a dicho aparato y pude ver cómo poco a poco la estela se difuminaba hasta dejar de ser apreciable. Todo esto quedaría en una simple anécdota de no ser que poco después, comenzó a hacer un poco de viento y a “llover” del cielo pequeñas partículas, cómo cuando estamos en primavera y vemos el polen que tanto le gusta a los “alérgicos” y claro, uno dice, ¿polen a finales del mes de agosto? ¿trocitos de hojas cuando no estamos en otoño? Así que me preguntó, ¿cambio climático o la leyenda se convierte en realidad? Pues la verdad, no sé que pensar, pero después de lo visto, con que en unos días veamos nacer ciertas hierbas poco habituales en nuestros campos, pues…


Lo que si os puedo asegurar que no es ninguna leyenda urbana, es que nos encanta recomendar buena música y después de unas semanas que las dedicamos a los especiales, pues en esta voltamos a la normalidad proponiendo la escucha de por un lado, el proyecto “DeeperNet” tras el que se encuentra Andrew Miles, un trabajo recomendable par los amantes de la música electrónica potente, de lo mejor en ese estilo que he escuchado en los últimos años, y por otro lado, una fantástica banda sonora a cargo del japonés Kenji Kawai, la de “Ghost In The Shell”, imprescindible. Espero que los disfrutéis.

DeeperNet

The Network

2016

Cuando hablamos del sello americano Spotted Peccary Music lo estamos haciendo de uno de las mejores discográficas en la actualidad de música electrónica y ambient, y cada uno de los trabajos que publican, dentro de los diversos estilos que tratan, así lo demuestra.

‘The Network’ es un disco publicado en el año 2016 por el proyecto DeeperNet, tras el que se encuentra el norteamericano Andrew Miles.

Dividido en ocho cortes, estamos ante uno de los trabajos más potentes y enérgicos que he escuchado últimamente, desde el primer tema, ‘Cracking The Code’ te atrapa en sus sonidos hipnóticos, electrónicos, en ocasiones oscuros, por supuesto techno, pero también ambientales. Los demás temas no se quedan a la zaga y no podemos menospreciar a ninguno, aunque vamos a mencionar también el fantástico ‘Satori’ que lo podríamos encontrar en cualquier pista de baile, ‘The Network’ que le da título al trabajo o ‘Fabrics of the Subconscious’ con el que se cierra.

Si eres un amate de la música electrónica contemporánea, de los ritmos más hipnotizantes que esta te puede aportar o si simplemente te gusta disfrutar de la buena música electrónica, éste trabajo no te va a defraudar.


Kenji Kawai

Ghost In The Shell

1995

Ya hemos hablado en otras ocasiones de este singuar y espectacular compositor japonés llamado Kenji Kawai, y sin lugar a dudas, ‘Ghost In The Shell’ es uno de sus trabajos más conocidos en occidente, porque puso música a una de las mejores películas anime que hemos podido ver por estos lares.

La película, que en algunos aspectos, aunque con sus grandes diferencias, puede recordar al mundo oscuro de Blade Runner, es una película dirigida por Masamune Shirow y que nos surmege en un mundo tecnológico donde la protagonista, la mayor Motoko Kusanagi dirige la Sección 9, especializada en crímenes tecnológicos, siendo ella misma una cyborg.

La banda sonora, está formada por 10 temas más un extra, que es un tema pop japonés. En cada uno de los cortes del disco, nos encontramos con un sonido oscuro e inquietante, unas voces corales que nos surmegen a la perfección en la angustia que a veces nos transmite el directos, en esos momentos de lucha entre el bien y el mal, aunque en ocasiones no se sabe donde empieza uno y donde termina el otro.

Sin lugar a dudas, una de las grandes obras del compositor y que no debe de faltar en una buena colección.