El cambio climático

Esta semana, en concreto el viernes, la mayoría de los noticieros de la caja tonta abrían con la noticia de la huelga que se estaba celebrando en muchas partes de nuestro planeta para defender al mismo, para evitar el cambio climático.

Hubo varias cosas que me llamaron la atención y alguna de ellas, cómo de costumbre, me llevan a reflexionar. La primera fue que en la mayoría de las imágenes que aparecían, los que salían en cabeza era gente joven, estudiantes, algo que en sí me parece fenomenal, porque ellos son el futuro y son los más interesados en que Gaia sobreviva a la especie humana, aunque también me lleva a preguntarme cuántos de ellos no tendrían en sus bolsillo un móvil de última generación, con la cantidad de minerales que es necesario extraer para su fabricación y con toda la contaminación que producen, o cuántos de ellos han visto alguna vez en su vida el campo o cuántos estarían dispuestos a trabajar en el mismo de forma tradicional para evitar la sobreexplotación de los recursos naturales.

También me llamó la atención de los carteles que estaban llevando, la gran mayoría escritos en cartón, ¿alguien se ha puesto a pensar de donde sale el cartón y que es necesario para su fabricación? No quiero con estas palabras que nuestros lectores puedan pensar que no creo en el cambio climático y que no estoy concienciado para luchar por el mismo. Todo lo contrario. Estoy totalmente convencido de que algo está sucediendo y que nos va a afectar a todos, sólo hay que pasear por el campo, visitar nuestros bosques o ver nuestros ríos para darse de cuenta cómo todo está cambiando y a pasos agigantados y puedo dar fe de ello porque tengo la enorme suerte de vivir en una de nuestras comarcas. Cuando miro esas cosas, me recuerda a hace años que vi un documental de exvicepresidente de los USA, el Al Gore, (que por cierto, se había llevado un premio Nobel por el mismo y su lucha por el cambio climático), cuando aparecía paseando por Washington y New York en una de las típicas limusinas americanas, que no son precisamente vehículos ecológicos. Y es que sí. Los detalles son muy importantes y realmente, en ellos es en lo que tenemos que incidir día a día, en intentar mejorar nuestros hábitos, para que muchos pequeños actos consigan un gran beneficio para todos, porque el planeta Tierra es el de todos nosotros y en estos momentos, sólo tenemos uno y debemos de intentar cuidarlo para que podamos seguir viviendo en él durante muchos años.

Tenemos que tomar conciencia de lo que está sucediendo, nuestros políticos y las grandes multinacionales tienen que tomar medidas efectivas de una vez por todas, dejar de pensar solamente en sus ganancias multimillonarias y investigar en conseguir energías realmente sostenibles y que al mismo tiempo puedan ser de uso para todos, buscar remedios eficaces contra la contaminación, tanto en tierra, cómo en el mar, en el aire y hasta en el espacio, conseguir un reciclaje efectivo y que todas estas medidas no sean a base de sangrar a los ciudadanos a impuestos, que seguro que si todos los países de éste planeta dejaran de invertir en buscar formas de destruirnos mutuamente y buscáramos formas para hacer la vida más sostenible, ya se habría conseguido, pero claro, éso no sería rentable, no produciría beneficios económicos a los poderosos, por lo que esa opción no sirve.

Pues mientras las cabezas pensantes siguen haciendo el paripe en cumbres, donde lo único que hacen es primero se lanzan reproches unos a otros y después se van todos juntos de copas, nosotros vamos a intentar seguir ofreciendo buenas recomendaciones musicales a todos nuestros lectores.


Por un lado os proponemos un trabajo que además, está muy relacionado con el tema, Clear Light de Stephanie Sante, música ambiente para nuestros oídos y para nuestros océanos y por otro lado, todo un clásico de la música electrónica, el Space Opera de Didier Marouani. Espero que os gusten estas recomendaciones y que disfrutéis del domingo.

Stephanie Sante

Clear Light

2018

Stephanie Sante es una mujer que lleva muchos años asociando su música a los teclados y éste su nuevo trabajo, marca su retorno al mundo de la música ambient.

Clear Light es un tributo a nuestro plantea y a los océanos, es un trabajo donde a través de su música, nos introduce en la inmensidad de los océanos, de su amplitud, de su diversidad, en definitiva, de su vida.

Dividido en nueve cortes, estamos ante un precioso trabajo de música ambient, un disco de esos que necesitamos escuchar en muchos momentos del día para dejar que nuestra mente vuele y se olvide de los problemas cotidianos que nos rodean, un precioso disco para degustar.


Didier Marouani

Space Opera

1987

https://marouani.space/

Didier Marouani es un músico francés de la escena electrónica de los años 70 y 80, fundador de una mítica banda de música electrónica cómo fue Space en el año 1977 aunque más tarde la abandonaría por desaveniencias con su compañero.

Space Opera” fue publicado en 1987, fue la primera opera compuesta con sintetizadores y corales, un disco que tuvo una gran repercusión, sobre todo en los países del Este de Europa donde la formación Space ya era muy conocida.

Este disco tiene también el mérito de haber sido el primer cd reproducido en el espacio, ya que se pudo escuchar en la estación espacial rusa MIR.

Dividido en ocho cortes, estamos ante una opera electrónica donde los sintetizadores llevan el camino, pero las voces corales le aportan un ingrediente extra. Algunos de los temas, con el primer corte, se ha convertido en todo un clásico utilizado en infinidad de anuncios o jingles para radio.

Estamos ante un disco de esos ya considerados clásicos y que no puede faltar en ninguna buena colección de música.