El Paraíso está a dos metros bajo tierra (Segunda parte. IV)

Cuatro
El Rector no entendía por qué se le estaba acelerando el corazón mientras mantenía los ojos fijos en la manilla de la puerta. Podía ser cualquiera de los que habitaban en la ermita. Percibió de reojo el movimiento del gato. Giró un poco la cabeza pero el animal ya había desaparecido. Comprendió entonces que la presencia del gato era lo que le intranquilizaba.

El Paraíso está a dos metros bajo tierra (Segunda parte II)

Dos
El asunto de los meñiques amputados le trajo a la memoria el diario Pueblo, cerrado meses atrás, en el que había leído un artículo del periodista Marlasca en la sección de Sucesos. Ambos habían trabado amistad a raíz del caso de un hombre que había sido quemado vivo dos veces. Cuando el periódico salía de la rotativa por última vez, el periodista le había regalado un ejemplar que aún manchaba los dedos de tinta.

El Paraíso está a dos metros bajo tierra (XXI)

XXI.
En el instante en que el Land Rover encendía las luces y arrancaba con los dos policías y el cabo, el Rector cruzaba el atrio a buen paso gritándoles que esperasen. Hablaron por la ventanilla.
─Inspector, tiene una llamada telefónica de Orense. El comisario está al teléfono, desea hablar con usted, y si me permite el comentario, creo que no está de buen humor. Le llamó hará algo más de una hora, pero no pudimos localizarle.

Su mal humor es parte de su trabajo, pensó Romasanta.

El Paraíso está a dos metros bajo tierra (XVIII)

XVIII
Al meter las manos en el bolsillo para sacar las llaves del coche lanzó un juramento. Fran tenía las llaves, puesto que era quien había conducido desde Orense. Volvió a maldecir mientras palpaba lo que tenía en el bolsillo y al sacar el tubo de pastillas se dio cuenta de que había olvidado pedirle información a Ávila sobre el medicamento. Volvió a maldecir. Decididamente, sus despistes no le facilitaban el trabajo.

El Paraíso está a dos metros bajo tierra (XVII)

XVII
Un individuo enorme y calvo y trajeado se paseaba por el cuarto y Romasanta le veía agacharse y caminar un trecho agachado como si olfatease el suelo que recorría y acercaba tanto la cara a los libros de la estantería que parecía olerlos más que mirarlos y después se giraba y se acercaba a la cama y se inclinaba sobre él. Romasanta podía verle a través de una línea diminuta abierta de los párpados y contenía la respiración para que el desconocido no supiese que no dormía.

El Paraíso está a dos metros bajo tierra (XV)

Quince
El sol intentaba filtrarse por las rajaduras de la puerta alabeada que daba a los sotos. En el interior el aire caliente se espesaba con los olores a carne muerta y a sangre y una neblina de cigarrillos y moscas impregnaba la luz que una pantalla con una sola bombilla cubierta de polvo en medio del techo bajo difundía sobre la mesa. A espaldas del muchacho, la claridad de la tarde apenas lograba colorear el cristal sucio de un ventanuco incrustado a ras del techo a la altura de la calle.

Suscribirse a este canal RSS