¿Cantos de guerra?

En esta semana en la que el mundo vuelven a sonar cantos de guerra, en la que todos los días nos muestran imágenes de gente con miedo, nos hablan de secuestros, asesinatos, suicidas, aviones derribados, bombardeos y los que tienen el poder, orgullosos de poner de nuevo en marcha su maquinaria para matar. Nosotros nos quedamos con la belleza, la belleza de la música, venga de la parte del mundo que venga, sin importar su origen o su idioma, porque al fin y al cabo, el idioma de la música es universal.
 

Neil Tatar
Learning To Fly
2015
www.neiltatar.com

Con la producción del reputado Will Ackerman, el pianista Neil Tatar nos presenta su nuevo trabajo, un disco donde el estilo de la música instrumental contemporánea se entremezcla con sonidos del blues, del jazz y de la world music.

“Learning To Fly”, que así se titula éste disco, cuenta con diez piezas dónde Neil va entretejiendo el sonido de su guitarra mezclado con piano, saxos, percusiones e incluso voces de acompañamiento logrando un trabajo con esos sonidos que antes comentábamos y que lo convierten en un disco muy agradable de escuchar.

Cómo se puede apreciar en el vídeo promocional que acompaña a este comentario, el sonido de Neil es melódico y muy agradable con el que disfrute de su música está asegurado y si por encima está acompañado de unas bellas imágenes, pues nada mejor que dejarse llevar por la música y disfrutar.

 


Get Tribal
Radio God
2015
www.get-tribal.com

Get Tribal es el proyecto tras el que se encuentra Kari Hohne, presenta su segundo trabajo, un disco que lleva por título “Radio God”.

Su primer disco, “God Of Drums” nos había sorprendido y este “Radio God”, comienza con un tema títulado “GUIP:Sunrise” que pone el listón muy alto, crea unas expectativas sobre lo que nos vamos a encontrar en el trabajo con un tema fresco, con una interesante mezcla de estilos entre la new age y la world music que nos hace abrir los ojos y poner atención a lo que estamos escuchando, pero poco a poco, a medida que el reproductor va saltando de pista, esas expectativas acaban bajando, esto no quiere decir que nos encotremos ante un mal trabajo, todo lo contrario, es un disco interesante, con temas diseñados para ser agradables en su escucha, para como dirían algunos, energizar el cuerpo, y cómo lo definirían a los que les gustan encuadrar en un determinado estilo, un disco new age.

“God Of Drums”, un trabajo muy agradable para escuchar, con una expectativas muy altas creadas con su primer corte, pero que a la mayoría le agradará su escuchar, así que nada mejor, que cerrar los ojos y dejar que esa energía que aporta envuelva nuestro cuerpo.