Roberto Vales

Roberto Vales

Facebook Roberto Vales
A Última Fronteira Radio

URL del sitio web:

¡La princesa, perdón, la infanta feliz!

Había una vez, un país donde siempre brillaba el sol, los pájaros cantaban felices, los animales corrían libremente por los bosques, las flores resplandecían y dónde vivía una princesa, perdón, quería decir una infanta feliz, donde todo era maravilloso para ella. Tenía un marido alto y deportista, famoso por su dotes atléticas, cuatro preciosos hijos, una casa de ensueño en Barcelona y dinero corriendo a raudales por sus cuentas en Suiza.

Volvamos a sonreír, ¡seamos niños de nuevo!

Vivimos en un mundo socializado, en el que todo son normas y ataduras las cuales debemos de cumplir a rajatabla, que nos aprisionan, que nos impiden vivir, porque si alguien es diferente, es rechazado y apartado o lo tachan de antisocial. Con esto no quiero decir que no debamos respetar a los demás y hacer lo que nos venga en gana, siempre hay que mantener un respeto por el prójimo, me refiero, a que deberíamos y nos deberían de permitir volver a ser niños, sentirnos con su alegría.

¡¡Apaga la luz!!

Ésta frase ha sido una de las más escuchadas durante las pasadas semanas en nuestros hogares, algo que ya se suele hacer habitualmente, pero parece cobrar más importancia durante esos días pasados por las noticias aparecidas en los medios comunicación nacionales, que indicaban que las tarifas estaban más altas.

Crisis, ¿qué crisis?

Ya han pasado las fiestas navideñas, así que las cosas parecen que vuelven a su cauce habitual, que no tiene porque ser el natural, pero cómo la vida continúa y el planeta Tierra de momento sigue girando, aquí seguimos dando un poco de que hablar, en esta ocasión, sobre el valor de los terrenos y es que durante estos pasados días, tuve la ocasión de apreciar en la comarca del Val Miñor el precio de diferentes parcelas y eso me ha llevado a la reflexión de si la crisis ha existido.

Suscribirse a este canal RSS