Gargantillas por doquier

Y si en tendencias lo que queremos es hablar de complementos tenemos que pararnos mucho y destacar las mini joyas. Gargantillas finísimas y variadas adornan nuestros cuellos. Dos, tres, cuatro e incluso cinco en conjunto para que nuestro cuello esté radiante.

Desde el ultra famoso collar de conchas, pasando por el de nuestro nombre, por los de estrellas o tréboles, lo importante es llevar varios diferentes, unos cortos y unos largos haciendo el conjunto perfecto.

Como ya os he dicho en ocasiones anteriores, los looks alcanzan su grado máximo de estilo con los complementos adecuados. No hace falta gasta un millón de euros en ropa carísima para lucir perfecta. Simplemente se necesitan unos buenos complementos que vistan el outfit.

Hay que empezar a rebuscar en nuestros joyeros y sacar todas las mini gargantillas que tengamos, incluso las que llevábamos cuando éramos pequeñas, la que nos regalaron con quince años, la de nuestra abuela y las que nosotras compramos en algunos de nuestro mil viajes, y todas al cuello, de forma desordenada pero perfectamente ordenadas.

Las capas de gargantillas han revolucionado las calles y han llegado para quedarse.