Agustín Hernández denuncia la contaminación del Sar... tirando inmundicias al río

foto: nostelevision.gal foto: nostelevision.gal

Hace unos días, el portavoz del PP en Santiago, Agustín Hernández, se acercó al Sar para denunciar la situación en la que se encuentra el río a causa de la contaminación y la cantidad de desperdicios y basura que inundan sus riberas. Las imágenes de Nós Televisión están siendo virales en las redes sociales y hasta numerosos medios a nivel nacional se hicieron eco de ellas.

Hernández aparece con una rama de un árbol en la mano y arranca varios pedazos de tela y el desecho de un producto de higiene íntima femenina. Lo asombroso, es que, acto seguido y después de mostrar los desperdicios a las cámaras, en vez de meterlos todos en una bolsa y llevarlos a un contenedor, LOS ARROJA DIRECTAMENTE AL RÍO...

Compostela Aberta ha tachado la denuncia de Hernández de "postureo" con un vídeo con la música de Benny Hill. "Así es como el exalcalde y exconselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, denuncia la situación del Sar: tirando basura al río".

Martiño Noriega, alcalde de Santiago, le ha respondido que “todos sabemos que hay un problema medioambiental en el Sar desde hace 30 años, pero, señor exconselleiro de la Xunta y señor exalcalde del PP, esta no parece la mejor manera de solucionarlo. Recoger la basura, mejor que tirarla al río”.

Por su parte, Hernández alegó que "hubiera llevado una bolsa si tuviera previsto bajar al río Sar. Una bolsa no, debería haber llevado muchísimas bolsas, porque mire que había basura allí". "Tuve unos colaboradores que no esperaba porque esa denuncia fue ampliamente difundida por el alcalde, los concejales y sus seguidores en las redes sociales, por lo que estoy satisfecho. Hoy es conocida esa contaminación en el río Sar gracias a esa divulgación”.
Miren; Ana Rosa Quintana (Tele 5), El Intermedio y Más Vale Tarde (La Sexta), Buenafuente, El Progreso, La Vanguardia, la Ser... la divulgación de la noticia ha sido masiva pero prácticamente en todos los medios criticando e incluso burlándose del proceder de Hernández.

Y no hablemos de las redes sociales... Viral.

La atención y la divulgación que los medios dieron a la acción de Hernández no son una casualidad ni una circunstancia fortuita ni un simple lapsus, obedece sencillamente a la propia osadía de un político jugando a ganar votos y eso es terreno pantanoso.

agustin hernandez eldiarioes

Foto: eldiario.es

La culpa del fiasco es que convirtió una brillante iniciativa en una gestión pésima de la pretendida denuncia.

Y miren que lo tenía fácil: se acercaba al río con una bolsa en la que introducía las inmundicias que tiró al río, las llevaba al contenedor y se consagraba. Pero no, va al río y se marca un ridículo épico con divulgación viral.

Pocas veces en el sector de la pesca y el medio natural unas imágenes han causado tanto revuelo. Que un político denuncie el estado de un río tan agredido como el Sar es digno de elogio pero las denuncias deben formularse con un mínimo de ética y estética.

Las imágenes de Agustín Hernández denunciando la contaminación de Sar pero tirando basura al río son patéticas y dejan en mal lugar al protagonista al que en las redes sociales tachan de “ridículo”. Incluso seguidores de su partido y compañeros, en privado, asumen que el ridículo fue de lo más espantoso y que el error político es irreparable.

agustin hernandez nos 02

Foto: nostelevision.gal

Trapos y hasta una compresa llega a coger con la mano el Sr. Hernández y “guinda todo pra o río” en un alarde de que el viejo refrán de que “o río aguanta todo” sigue bien presente.

Hernández es portavoz del PP en Santiago de Compostela y todos debemos celebrar que denuncie el penoso estado del río Sar pero las formas lo han dejado en evidencia y cualquier politólogo firmaría que, con esta aparición, el PP ha perdido un buen puñado de votos y el Sr. Hernández muchísimos enteros como representante público.

Para un profesional de la política hacer uso del medio natural es factor de riesgo y, usar el medio ambiente como arma electoral sin reparar en las posibles consecuencias que se deriven, comporta más peligro todavía.

Por si no fuera poco lo expuesto anteriormente hay otras cuestiones de interés:

Una, que si a la distribución de las imágenes unimos la maldita hemeroteca comprobaremos lo que el Sar ha preocupado al Sr. Hernández.

Su paso por el Cuerpo facultativo Superior de la Xunta, por la Director General de Obras Públicas de la Xunta (7 años), por la Consellería de Medio Ambiente (5 años) y por la Alcaldía de Santiago (1 año) -en total más de 15 años- estaría jalonado por iniciativas a favor de la pureza de las aguas del Sar y esa no es la realidad. Y, para una vez que quiere mojarse implicándose, acaba siendo una vergüenza nacional y objeto de escarnio.

Y dos, el espantoso ridículo del exconselleiro hace que otras cuestiones menores hayan pasado desapercibidas. Una de ellas es que tomó una muestra del agua, suponemos que con la intención de analizarla, y lo hizo desde un puente con un “caldeiro” atado a una cuerda y posteriormente lo hizo con una simple jarra de vino (el fotógrafo la tiene en la mano) cuando hasta el más ingenuo sabe que las muestras hay que tomarlas con material esterilizado. Es decir, un fiasco como no se recuerda, se mire por donde se mire.

Una de las consecuencias de no aplicar el “sentidiño” que pregonó siempre D. Xerardo Fernández Albor, es que hoy te sacan la foto y quedas retratado para toda la vida.

En Wikipedia, después de reseñar la exitosa carrera profesional y política de D. Agustín Hernández Fernández de Rojas, lo retratan con esta dolorosa postilla final: “En febrero de 2018 protagoniza una polémica escena cuando en un acto mediático para denunciar la contaminación de las aguas del río Sar es grabado por los medios lanzando desechos al agua”.

Por cierto, además de las otras inmundicias que tiró al agua, el plástico de color blanco era de una compresa y hay que ver cómo navegaba con cien cañones por banda... Y el conselleiro sin guantes.

Agustín Hernández rectifica y reconoce su error
agustin hernandez“Foi un acto improvisado o que non quita que a miña reacción foi torpe e non resposta á miña forma natural de ser. A verdade é que non me recoñezo cando vexo as imaxes. Sinto a torpeza dos meu actos. Entendo que poida causar risa contemplar esas imaxes pero os que me coñecen saben do meu profundo compromiso co medio ambiente”.

Se había metido el exconselleiro y exalcalde en un auténtico berenjenal de difícil o, cuando menos, tortuosa salida.

Días después de haberse ratificado e incluso de justificar sus actos, con una avalancha de críticas en su contra, Hernández compareció ayer 21-2-2018 en el Concello de Santiago para reconocer su error.

Y sus palabras debemos analizarlas desde la sensatez, no desde la venganza ni el ajusticiamiento publico. El error fue monumental, la reacción social fue viral y en su comparecencia ─habrá quien diga que no tenía otra salida─ Hernández asumió su culpabilidad incluso con duras palabras hacia sí mismo: “A miña reacción foi torpe. Non me recoñezo cando vexo as imaxes. Sinto a torpeza dos meu actos. Entendo que poida causar risa contemplar esas imaxes”.


Si la crítica fue furibunda ante su aparición a orillas del Sar, debemos valorar la valentía y la altura política de quien sabe reconocer sus propios errores. Obligado por las circunstancias o voluntariamente reconociendo su clamoroso error.

En el juego político habrá quién intente sacar tajada de la dura autocrítica de Hernández. A nosotros, como pescadores, amantes y cuidadores del medio natural, lo que debe importarnos y lo que debe prevalecer es que un político asuma sus actos y si son erróneos que pida perdón como ha hecho Hernández.

Nosotros nos quedamos con que el político bajó a la arena y ─esperamos que sentidamente─ ha pedido perdón.

La próxima vez lo pensará dos veces antes de acercarse a la orilla del Sar.

Así pues, los primeros en criticar abiertamente y sin contemplaciones lo que hizo en el río y ahora también los primeros reconociendo su comportamiento al asumir y lamentar su error.

Y ya puestos, pues pónganse todos de acuerdo y... ¡QUE LIMPIEN EL SAR!

Miguel Piñeiro

Escritor, periodista y editor

miguelpesca.com