Simbolos masónicos en el cementerio de Ponteareas (III)

Una de la tumbas que pasa bastante desapercibida es el Panteón de la Familia Mosquera Caballero, que tiene forma de templo griego con columnas dóricas. A simple vista nada fuera de lo común, pero este tipo de templo es una parte importante del pensamiento simbólico neoplatónico masón; se le encuentra en la arquitectura de muchas de las logias masónicas y esta presente en la simbología del diploma de los maestros masones.

Pese a ser las columnas de orden dórico, la moldura del arquitrabe lleva 5 gotas en lugar de 6 (como debe ser en ese estilo). Esto es porque para los masones el número 5 representa la armonía pentagonal, la armonía perfecta. Algo similar ocurre con las metopas, que son 5 . Los triglifos, como toda representación triforme, pueden significar las tríadas: nacimiento-vida-muerte o pasado-presente-futuro.

mausoleo02Las Columnas equivalen a los tenantes (fuerzas contrarias en equilibrio tenso) equivalentes a las dos serpientes entrelazadas del caduceo. Las dos columnas simbolizan, cósmicamente, la eterna estabilidad y su hueco, el ingreso a un espacio consagrado. Aluden, también, en la tradición hebrea, a las que construyó Hiram para el Templo de Salomón (Reyes 8,13) a las que llamó Jakim y Boaz. La masonería retoma esta tradición y también construye dos columnas con estos mismos nombres a la entrada de cada logia. La columna dórica representa la fuerza y estabilidad de espíritu, está asociada al Primer Vigilante. El primer vigilante tiene la obligación de asistir, de ser posible, a eventos rústicos durante todo el año y participan en funciones oficiales. Su posición también lo obliga a observar el desarrollo moral y filosófico de los miembros de la logia y a dar asesoramiento y asistencia cuando sea necesario.

El primer vigilante también debe nombrar a los mentores de logia, que trabaja en descubrir masones nuevos y darles orientación. El asiento occidental debe también ayudar al venerable maestro en general en el ejercicio de sus funciones.

El dintel que sostiene las columnas tiene en su parte inferior grabado un punto con dos círculos concéntricos, en la simbología utilizada por sociedades secretas como es el caso de los Masones, el círculo, al no tener principio ni fin, es un símbolo de lo eterno y de lo absoluto, por ende, de Dios, de hecho, la cúpula redonda representa el hogar de Dios. Si aparece en el centro un punto, representa entonces el Ojo abierto de Dios cuyo propósito es la revelación; aunque también puede simbolizar un hijo sobreviviente, la vida interior.

Un punto y un círculo que aparecen dentro de un círculo más grande representan la trinidad del cuerpo, la mente y el alma, donde el alma sería el punto del centro; el círculo interior, el intelecto y el círculo exterior representa a la persona, su cuerpo. Esta figura puede representar también el Símbolo del Universo, el centro es la Tierra y el agua; el círculo interno es el Océano Aéreo y el círculo exterior representa al anillo de lo empírico.
Frontón triangular: El triángulo del frontón es isósceles con la base más grande que los lados, puede indicar la delta luminosa de la tradición masónica. Se asimila al símbolo del delta radiante que significa la eternidad del tiempo y el germen de inmortalidad. Todo triángulo es una figura de perfección.