Muy nuestro, muy de ahora, muy fácil... ¡y muy rico!

Para esta época del año quería compartir con vosotros una receta en la que incluir un producto muy nuestro y muy de ahora, el MEMBRILLO, ese fruto que es imposible comer en crudo, pero que se convierte en un dulce exquisito cuando le añadimos azúcar y lo cocinamos.

palitos tetilla con membrillo 03Como una de las combinaciones que más me gustan en el mundo es la del queso de tetilla con membrillo (¡ay... aquellos bocadillos de la infancia...!) pensé que no era mala idea hacer algo con los dos ingredientes.

Estamos acostumbrados a comer ambos tal cual, en frío, pero os aseguro que estos bastoncitos/cuadraditos de tetilla, tomados templados, cuando aún está el queso fundido y acompañados con la crema de membrillo... son absolutamente deliciosos.
Ya veréis que fácil:

Ingredientes (Ojo, si son para celíacos, aseguraos de que todos los ingredientes sean aptos)
- Queso de tetilla u otro queso gallego cremoso
- Harina sin gluten o Maizena
- 1 huevo
- Copos de maíz sin gluten
- Aceite de girasol para freír
- 1 o 2 membrillos
- Azúcar
- 1 palito de canela
- Piel de limón

Preparación
Tritura los copos de maíz sin llegar a convertirlos en harina y dejando algún pedacito un poco grande (así el rebozado quedará más crujiente). Yo lo hago con un rodillo de cocina.

Corta palitos o cuadraditos de queso y envuélvelos con la harina, huevo y copos de maíz, y nuevamente con huevo y copos de maíz. Resérvalos en la nevera y mientras enfrían, prepara la crema de membrillo.palitos tetilla con membrillo 02

Pela y quita las pepitas a un par de membrillos, pésalos, córtalos en trocitos y ponlos en una cazuela con la mitad de su peso de azúcar, el palito de canela y un trozo de piel de limón (solo la parte amarilla). Cubre el fondo con agua y pon a cocer hasta que el membrillo esté blandito.

Pásalos por un pasapurés (si no tienes, bate con una batidora) y cuece un rato más, revolviendo con frecuencia para que no se pegue al fondo. Cuanto más cuezas esta crema, más bonito será su color, pero también endurecerá más.

Saca los palitos de queso de la nevera y fríelos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados. Escúrrelos bien en papel de cocina.

Sirve los palitos recién hechos acompañados de la crema de membrillo. Verás qué delicia de queso con membrillo.

¿Y si no tienes membrillos, no te gustan o no te apetece ponerte a hacer esta crema? Pues prueba a acompañarlos con una mermelada de tomate (hay algunas excelentes a la venta)... Otra exquisita combinación. Y sino, tómalos solos; te chuparás los dedos.