Asesinato en el Orient Express

Este fin de semana ha llegado a nuestras carteleras la que es ya la quinta (o puede que sexta, no he conseguido confirmarlo) adaptación al cine de una de las obras más leídas de la famosa escritora inglesa Agatha Christie: Asesinato en el Orient Express.

Y ese puede ser precisamente su gran hándicap. El hecho de ser una obra tan conocida puede jugar en su contra ya que, por un lado, las expectativas son muy elevadas y por otro puede perder completamente el factor sorpresa de la historia para todos aquellos que ya conozcan su desenlace, ya sea por haber leído el libro o por haber visto alguna de las adaptaciones anteriores. Por mi parte he de decir, no sin cierta vergüenza, que no me encontraba en ninguna de las dos situaciones, por lo que he podido disfrutar de la película en su plenitud y asombrarme con un desenlace de la historia ciertamente inesperado.

Sin embargo, para esos otros que ya son conocedores de la historia, la película cuenta con muchos otros factores positivos que ofrecer. De entrada, podríamos hablar de su majestuoso reparto en el que nos encontramos a actrices y actores de la talla de Michelle Pfeiffer, Willem Dafoe, Jhonny Depp, Judy Dench, Daisy Ridley, Penélope Cruz o Kenneth Branagh que, además, también ejerce de director.

orient express 3

Branagh hace gala, una vez más, de su bien ganada fama de narcisista egocéntrico reservándose para sí el papel principal, la estrella de la función, el famoso detective Hercules Poirot, un personaje que perfectamente podría haber sido creado con Branagh en mente pues es tan narcisista y pagado de sí mismo como cuentan las malas lenguas que es el director y actor británico. Algo que hemos podido comprobar de primera mano en más de una ocasión, especialmente cuando se dirige a sí mismo, recreándose en multitud de escenas y planos de cámara calculados minuciosamente para su lucimiento. Que conste que no me quejo, siempre me ha parecido un gran director y un actor por encima de la media.

Otra parcela en la que la película brilla con luz propia es en los apartados técnicos. El diseño de producción es sublime y cuenta con localizaciones y decorados que quitan el aliento, al igual que la fotografía, realizada con mucho mimo y estilo, dando la sensación que la cámara está siempre situada en el lugar idóneo y sus largos planos secuencia y travellings en determinados momentos que acompañan la acción con gran maestría. No puedo dejar pasar la ocasión de alabar ese plano al final, cuando el misterio está a punto de resolverse, con todos los personajes en pantalla colocados en una estratégica y magistral composición. El montaje en cambio, peca de ralentizar el desarrollo en momentos muy puntuales, aunque en ningún momento la película llegue a resultar aburrida o parada. Su metraje ajustado a dos horas escasas de duración es el ideal.

Asesinato En El Orient Express 07344 RV2

También me ha gustado mucho la banda sonora, muy adecuada al estilo del film y que ambienta a la perfección toda la trama. Y esto sin olvidar unos puntuales, pero estudiados momentos de silencio absoluto que ayudan a mantener la tensión en el espectador.

Así que ya sabéis, sin os apetece pasar un buen rato viendo cine del bueno, Asesinato en el Orient Express es una gran opción que, estoy seguro, no os decepcionará. 

Más en esta categoría: « La suerte de los Logan