El rincón del Cinéfago

Dunkerque

Es innegable que hay ciertos directores que tienen un don para no pasar inadvertidos con ninguno de sus trabajos y Christopher Nolan es sin duda uno de ellos. Puede gustar o no gustar su estilo, eso es otra cosa, pero no deja indiferente. Además, lo mismo te crea una de las sagas más importantes y de más calidad del cine de superhéroes (Trilogía del Caballero Oscuro), que una magnífica cinta de ciencia ficción (Interstellar) o remueve los cimientos de la realidad como en Origen. Y son solo unos ejemplos.

Llega de noche

Una de las peores cosas que te puede pasar cuando vas al cine es que la película no tenga absolutamente nada que ver con lo que te han vendido. Cuando esto pasa, el resultado suele ser una tremenda decepción. En el sentido opuesto, el único ejemplo que consigo recordar de los años recientes es Passengers de Morten Tyldun y, si me remonto muy atrás en el tiempo, también puedo poner como ejemplo a Pequeña Miss Sunshine de Jonathan Dayton y Valerie Faris.

Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Los superhéroes más irreverentes y gamberros (con permiso del mercenario bocazas Deadpool) vuelven a surcar la galaxia para hacer de las suyas y salvarnos a todos, una vez más de una gran amenaza. La película sigue la estela marcada por su predecesora entrando en materia desde el principio ya sin el lastre de toda primera parte, que tiene que entretenerse en la presentación de los personajes.

Life (Vida)

A falta de menos de un mes para el estreno de Alien Covenant, secuela de Prometheus y preludio de Alien, el 8º pasajero, nos llega uno de esos semi-clones que aparecen cada cierto tiempo, con una fuerte inspiración/homenaje (que a veces se acerca peligrosamente al concepto de “plagio”) en el clásico de Ridley Scott del año 1979.

Ghost in the Shell (El alma de la máquina)

Vaya por delante que no soy aficionado al manga ni al anime, lo que quiere decir que ni he leído los cómics ni visto las películas y series de animación que adapta Ghost in the Shell. Así que este análisis de la última cinta de Scarlett Johansson, dirigida por Rupert Sanders, se centrará en la película valorándola como tal, como elemento independiente y no por el valor que pueda tener como adaptación de un material preexistente.

Suscribirse a este canal RSS